Crimepod Puerto Rico

El Garrote Vil

October 27, 2021 Armando Torres Season 2 Episode 75
Crimepod Puerto Rico
El Garrote Vil
Show Notes Transcript

En este episodio hablamos de la pena de muerte, específicamente de uno de los mecanismos más crueles que se han utilizado para aplicar la pena capital, el garrote vil. Hablamos sobre la historia del garrote vil, de algunas de las ejecuciones más importantes ocurridas en España y sobre las ejecuciones con el garrote vil en Puerto Rico.

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram 

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo: 'Dreams Never Die' por Daniel Birch,

Fuente de información; Melina Aguilar (Isla Caribe)

Fuentes de información y documentos adicionales disponibles en Patreon.

Support the show (https://www.patreon.com/crimepodpr)

Saludos espero que se encuentren bien, en el día de hoy estaremos hablando de la pena de muerte, específicamente de uno de los mecanismos más crueles que se han utilizado para aplicar la pena capital. Como hemos hablado anteriormente, particularmente en el episodio 22 de este podcast titulado ‘Arocho y Clemente’, la pena de muerte fue prohibida en Puerto Rico en el 1929. En ese episodio hablamos sobre este tema y sobre Pascual Ramos, quien en el 1927 se convirtió en la última persona en ser ejecutada por el estado en Puerto Rico. Hoy estaremos hablando sobre la historia del garrote vil, de algunas ejecuciones importantes ocurridas en España y sobre las ejecuciones con el garrote vil en Puerto Rico.

El garrote era un mecanismo de ejecución que se cree comenzó a utilizarse desde los tiempos del imperio romano. En la era medieval la decapitación con espada era consideraba como una pena reservada solo para los miembros de la nobleza, sin embargo, para los villanos, de ahí viene la palabra vil, quienes eran los habitantes de las villas o los plebeyos, se utilizaba la ejecución con un garrotazo, básicamente dándoles con un palo por la cabeza. Este método luego se sustituyó por la compresión del cuello del condenado utilizando el garrote como un torniquete.

Durante la Edad Media el garrote vil fue utilizado en España. El castigo con el garrote vil fue exportado a América durante la conquista española. En el 1533 el último emperador inca, Atahualpa fue ejecutado precisamente con este método en la ciudad de Cajamarca en Perú

 Con el pasar de los años este método de ejecución fue evolucionando.

En su etapa más moderna el garrote vil era un tipo de silla, regularmente construida en madera, en la que se sentaba al condenado a muerte, se amarraba a la misma, se le ponía una capucha y se ejecutaba. La silla tenía un espaldar alto y en el espaldar tenía integrado una especie de collar de hierro atravesado por un tornillo parecido a una prensa de las que se utilizan para sujetar objetos. Este collar se le colocaba al condenado y se le daba vueltas al tornillo girándolo como una especie de torniquete. En Cataluña el garrote vil tenía un punzón de hierro que penetraba la parte de atrás de la cabeza destruyendo las vértebras cervicales del condenado. En el garrote moderno, cuando se giraba este tornillo, el collar de metal se encogía hasta que le rompía el cuello a la persona. La persona regularmente moría por una dislocación de la columna cervical alta. En teoría el garrote vil provocaba un corte en la medula espinal que ocasionaba una muerte casi instantánea. Esto dependía principalmente de la fuerza física del verdugo y de la fortaleza o fragilidad del cuello del sentenciado. Sin embargo, en la práctica se pudo demostrar que en muy raras ocasiones la muerte se producía por el corte medular. Usualmente la muerte ocurría por estrangulamiento y era más lenta.

En España el garrote vil fue un castigo que se utilizó hasta el 1974. Los últimos hombres en ser ejecutados con el garrote fueron el anarquista catalán Salvador Puig Antich, ejecutado en la Cárcel Modelo de Barcelona y un alemán llamado Georg Michael Welzel mejor conocido como Heinz Chez en la cárcel de Tarragona. 

Salvador Puig Antich nació el 30 de mayo de 1948 en Barcelona y era miembro del Movimiento Ibérico de Liberación un grupo anticapitalista que organizaba robos a mano armada contra los bancos españoles. A estos robos ellos les llamaban "expropiaciones" y el dinero recaudado era utilizado para financiar sus acciones en contra del régimen franquista entre el 1972 y el 1973. Salvador fue arrestado luego de un robo en el que murió un policía en medio de un tiroteo. Salvador fue llevado ante un tribunal militar español y fue condenado a muerte por garrote vil. En medio de protestas internacionales y de grupos independentistas y anarquistas catalanes Salvador Puig Antich fue ejecutado mediante el garrote vil el 2 de marzo de 1974. 

Por su parte George Michael Welzel nació en Alemania del Este en el 1944.  George trató de escapar de Alemania del Este en el 1964, en el 1967 y en el 1970 por lo que estuvo gran parte de su juventud en prisión. Luego de ser finalmente liberado abandonó su país y el 12 de diciembre de 1972 entró en Cataluña con un pasaporte falso a nombre de Klaus Hermann Rudolf Sackman.

Tan solo una semana después de su llegada a Cataluña, el 19 de diciembre de 1972, George asesinó a un agente de la Guardia Civil en Tarragona.  

Al día siguiente fue arrestado en una estación de tren. Al ser arrestado George dijo que había nacido en Polonia en el 1939 y que se llamaba Heinz Ches. La policía descubrió rápidamente su verdadera identidad a través de un informe entregado por la Interpol en donde se revelaba su verdadera identidad. El 7 de septiembre de 1973 luego de ser juzgado en una corte militar, George Michael Welzel fue condenado a muerte. Al igual que Salvador Puig Antich, fue ejecutado en el garrote vil el 2 de marzo de 1974 bajo la dictadura de Francisco Franco. La pena de muerte fue abolida en España luego de aprobarse la Constitución de 1978.

En este momento supongo que te preguntaras ¿Bueno y cuando vas a hablar de Puerto Rico? La respuesta es que en unos momentos vamos para Puerto Rico, pero antes quiero hablarles de un último caso de España que tiene una curiosa conexión con la isla. Casualmente mientras buscaba información para preparar este episodio un podcast escucha llamado Miguel Carreras me escribió a través de Facebook y me sugirió que hablara del garrote vil. Justo en ese momento yo estaba leyendo un caso de España de un hombre que sufrió mucho durante su ejecución, pero el nombre de esa persona no me pareció familiar hasta que leí el mensaje de Miguel quien me dijo que ese hombre era el padre de un conocido político puertorriqueño. 

Este hombre se llamaba José María Jarabo Pérez-Morris y era el padre Jose Ronaldo Jarabo mejor conocido como Ronny Jarabo quien nació en San Juan en el 1940 y estuvo en la legislatura por 20 años. En el 1985 Ronny Jarabo se convirtió en presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico hasta el 1988 y luego del 1989 al 1992. 

El padre de Ronny Jarabo quien simplemente era conocido como Jarabo nació en Madrid el 28 de abril de 1923. En el 1940 cuando Jarabo tenía 17 años su familia se mudó a Puerto Rico. Jarabo abandonó los estudios y se casó con una puertorriqueña, pero su matrimonio duró muy poco. Luego se mudó a Nueva York en donde cumplió cuatro años de cárcel por tráfico de drogas y pornografía​ y por lo que fue deportado. Jarabo regresó a España en el año 1950, con el equivalente de casi $800,000 hoy en día. El venía de una familia muy adinerada.

Sin embargo, en un año Jarabo gastó todo su dinero. Desesperado por la falta de dinero comenzó a estafar personas tomando identidades falsas, empeñando propiedades, joyas y vendiendo casas que no le pertenecían.

En el verano de 1958, una de sus amantes le dio a Jarabo una prenda costosa que le había regalado su marido para que él la empeñara. Jarabo llevó la prenda a una casa de empeño y como garantía de devolución dejó una carta de su amante en la que se autorizaba la transacción y en la que se revelaba su relación con la mujer. 

El problema fue que Jarabo no conseguía el dinero para poder recuperar la joya por lo que fue hasta la residencia del dueño de la casa de empeño llamado Emilio Fernández. Jarabo llegó hasta la residencia en donde se encontraba solo la criada. Al llegar preguntó por Emilio y la criada lo llevó hasta una salita de espera en lo que llegaba el dueño. Las intenciones de Jarabo ese día eran recuperar la joya y la carta de garantía de la forma que fuera.

Debido a que no quería dejar testigos Jarabo aprovechó y golpeó a la joven criada llamada Paulina con una plancha en la cabeza, cuando ella trató de gritar y defenderse, él la aguantó por atrás apretándole fuertemente la nariz y la boca con su mano izquierda mientras que con la mano derecha le hundió en el pecho un cuchillo de cocina que Paulina estaba usando. Luego movió su cuerpo hasta un cuarto y la tiró sobre la cama. Unas horas más tarde llegó Emilio Fernández y entró al baño. Estando en el baño Jarabo lo sorprendió abrazándolo por la espalda y disparándole en la nuca matándolo en el acto. La esposa de Emilio, Amparo Alonso, quien estaba embarazada llegó a la casa más tarde y al entrar se encontró con Jarabo, quien se hizo pasar por un inspector de Hacienda. Jarabo le hizo creer a la Sra. que Emilio y Paulina habían salido con unos compañeros suyos, también de Hacienda, para aclarar un asunto sobre tráfico de objetos robados. Amparo comenzó a sospechar que el individuo era un impostor y en un momento dado trató de huir, sin embargo, él la atrapó y la mató también con un disparo en la nuca. Según los reportes de la época Jarabo manipuló la escena del crimen moviendo los cuerpos y colocándolos de tal forma que la policía pudiera pensar que el crimen era uno de índole sexual 

En la casa de Emilio Fernández, Jarabo no encontró la carta ni la joya empeñada que buscaba. Varios días más tarde entró a la casa de empeño usando una llave robada y esperó a Félix López Robledo quien era el socio de la casa de empeño de Emilio.

Cuando Félix entró a la casa de empeño Jarabo le disparó dos veces en la nuca matándolo en el acto. Luego Jarabo buscó por todos lados en la casa de empeño, pero tampoco encontró la joya ni la carta. Antes de salir de la casa de empeño Jarabo se cambió la ropa ya que su traje estaba cubierto de sangre. Jarabo llevo el traje ensangrentado a una lavandería que frecuentaba. Para justificar que su traje estuviera manchado de sangre dijo que había tenido una pelea con unos soldados norteamericanos. De ahí se dirigió a un bar y pasó la noche con dos mujeres que había conocido allí mismo. Jarabo no contaba con que los dueños de la lavandería habían notificado a la policía sobre el traje manchado. La mañana del martes 22 de julio, la policía lo arrestó cuando entraba a la lavandería para recoger su traje limpio. Existe otra versión de los hechos que dice que el detective que investigaba las muertes de Paulina, de Emilio, de Amparo y de Félix al ver que había tanta sangre en las escenas del crimen pensó que el asesino podía haber llevado la ropa a una lavandería por lo que comenzó a investigar los establecimientos locales hasta dar con el lugar en donde Jarabo había dejado el traje. 

El 29 de enero de 1959 se inició el juicio en contra de Jarabo en el Palacio de Justicia de Madrid. Este fue uno de los casos más notorios de la época. Se dice que la corte se llenó de celebridades y de altos funcionarios, atraídos por el morbo de un caso tan sonado. El juicio en contra de Jarabo duró tan solo cinco días y se dice que todos los días Jarabo estrenaba un traje como si fuera todo un artista. Jarabo fue condenado a cuatro penas de muerte y se le ordenó indemnizar a los herederos de sus víctimas con 200,000 pesetas o el equivalente a $15,000 de hoy en día para cada uno. El método de ejecución que se escogió para Jarabo fue el garrote vil.

La ejecución fue un total desastre y se dice que fue una de las ejecuciones más crueles que se dieron en España. Supuestamente una de las razones era la falta de fuerza y de experiencia del verdugo asignado para la tarea llamado Antonio López Sierra y a la fortaleza del cuello de Jarabo. El propio verdugo dijo que tenía el cuello como el de un toro. ​ Según el informe médico realizado luego de la ejecución de Jarabo en el 1959 su muerte no se había producido de forma instantánea, sino con excesiva lentitud. Para ser exacto su muerte tardó veinticinco minutos después de una larga tortura.

Luego de hablarles de la historia del garrote vil y de algunas ejecuciones de España ahora sí les voy a hablar del garrote vil en nuestra isla. Para poder hablarles mejor de este tema leí un escrito de Melina Aguilar de Isla Caribe Tours quien estuvo hablando conmigo en el episodio 54 de este podcast sobre la Masacre de Ponce. Desde la conquista de España y luego de la llegada del gobierno militar estadounidense en Puerto Rico se realizaron cerca de 600 ejecuciones. Los métodos más utilizados para las ejecuciones eran la horca y el terrible garrote vil.

En su escrito Melina nos habla particularmente de un caso ocurrido en el barrio Guayo de Adjuntas. La noche del 30 de septiembre de 1898, varios hombres de quien se dice vivían sumidos en la pobreza y en la desigualdad social de la época decidieron que irían a la hacienda de un español llamado don Antonio Delgado para obtener dinero. Al llegar los hombres le pidieron dinero a Don Agustín, lo torturaron y luego lo mataron. En medio de este frenesí y antes de irse violaron a dos de las mujeres que vivían en la hacienda. Todo para robar unas 2,500 pesetas o el equivalente a $600 de hoy en día. Los hombres estuvieron prófugos por más de un año. La policía arrestó a 10 personas con relación a los hechos antes mencionados. De estos 5 fueron acusados formalmente. Los acusados fueron Bernabé Acevedo Pérez de 22 años, Ramon Troche de 22 años, Juan Torres Acevedo de 21 años, Jose Torres alias “El Brujo” de 32 años y Antonio de Torres Acevedo de 57 años.

El abogado que tuvo a cargo la defensa de los acusados fue el conocido poeta y abogado Luis Llorens Torres. Llorens Torres no pudo convencer al estado para que no les aplicaran la pena de muerte a sus clientes. En aquella época también surgió un movimiento por parte de la ciudadanía, de familiares de los acusados, de grupos religiosos y de personas influyentes para que no se les aplicara la pena de muerte a los acusados. Se le hizo una petición formal al gobernador del recién llegado gobierno militar estadounidense William Henry Hunt para que les perdonaran la vida. Sin embargo, el estado no cedió. El único de los acusados que se libró del garrote vil fue Juan Torres Acevedo quien tenía unos 21 años por haber sido obligado por su padre a participar del crimen.

A pesar de que ya la ejecución de los hombres tenía fecha y hora la ciudadanía seguía oponiéndose a que fueran ejecutados. En modo de protesta los comerciantes ponceños se negaron a venderle madera al gobierno y ningún carpintero local quiso participar de la construcción del cadalso que era un tablado parecido a una tarima que se construía para llevar a cabo las ejecuciones públicas. Tampoco conseguían a un verdugo que estuviese dispuesto a llevar a cabo la ejecución. Dos días antes de la ejecución carpinteros del campamento militar de Estados Unidos construyeron el cadalso y un convicto aceptó servir de verdugo a cambio de su libertad y de cien dólares.

A las 6:00 de la mañana del 3 de junio de 1902 en el patio de lo que es hoy la Alcaldía de Ponce, los cuatro hombres fueron encapuchados y amarrados a los postes del cadalso. Luego de recibir los últimos sacramentos por parte de los sacerdotes católicos el verdugo comenzó a ejecutarlos uno a uno apretando el tornillo del garrote vil. Esta fue la última ejecución por garrote vil efectuada en Puerto Rico.

Entre el 1900 y el 1902, bajo el gobierno militar estadounidense, unas 10 personas fueron ejecutadas mediante el garrote vil.

En la actualidad la inyección letal es el principal método de ejecución en 28 de los 29 estados que autorizan las ejecuciones en los Estados Unidos. Texas fue el primer estado en utilizar este método en el 1982.

Hace unos meses Carolina del Sur se convirtió en el primer estado en dejar de usar la inyección letal como método de ejecución principal siendo el único estado en el que la silla eléctrica es el método de ejecución primario. El pelotón de fusilamiento y la inyección letal son los métodos alternos de ejecución de los condenados a muerte.

 Además de Carolina del Sur, hay otros 15 estados que tienen un método secundario de ejecución En Alabama, Arkansas, Mississippi, New Hampshire, Oklahoma, Tennessee, Utah y Wyoming se permite una opción secundaria si se encuentra que la inyección letal no está disponible por alguna razón. Los estados de Arizona, Kentucky, Tennessee y Utah tienen varios métodos secundarios para los delincuentes que fueron sentenciados antes de la introducción de la inyección letal. 

En Alabama, California, Florida, Missouri, Virginia y Washington existen otros métodos que están disponibles si el condenado solicita un método alterno. Los métodos secundarios de ejecución en los Estados Unidos hoy en día son la silla eléctrica, la cámara de gas, la horca, la asfixia con nitrógeno y el pelotón de fusilamiento.

Como he mencionado en episodios anteriores a pesar de que el gobierno de los Estados Unidos a intentado aplicarle la pena capital a varios acusados en Puerto Rico todavía no ha podido convencer a un jurado de 12 puertorriqueños de que condenen a una persona a la pena de muerte.