Crimepod Puerto Rico

El Macabro Crimen de Moca

September 08, 2021 Armando Torres Season 2 Episode 68
Crimepod Puerto Rico
El Macabro Crimen de Moca
Show Notes Transcript

En este episodio hablamos de un crimen que ocurrió hace 10 años en el noroeste de la isla de Puerto Rico, específicamente en el pueblo de Moca. Este es uno de los crímenes más macabros que han ocurrido en nuestra isla. Unos jóvenes menores de edad entraron a la casa de uno de sus parientes, quizás con la intención de robarle, aunque no se sabe a ciencia cierta cual fue su razón ni su motivación. Lo que sí se sabe es que lo ocurrido ese día en el sector Las Lomas del barrio Voladoras marcó para siempre a los residentes del pueblo de Moca.

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram 

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo: 'Sustain Lights 7' & 'Dreams Never Die' por Daniel Birch,

Fuentes de información y documentos disponibles en Patreon.



Este episodio es traído a ustedes por Libros787.com. Ordena tus libros favoritos escritos por autores puertorriqueños desde la comodidad de tu casa. Utiliza el código promocional: CRIMEPODPR para que recibas envío gratuito en tu primera compra. Envíos a todas partes de Puerto Rico y Estados Unidos.

Support the show (https://www.patreon.com/crimepodpr)

Saludos espero que se encuentren bien, El caso del que les estaré hablando en el día de hoy ocurrió hace 10 años en el noroeste de la isla de Puerto Rico, específicamente en el pueblo de Moca. Este es uno de los crímenes más macabros que han ocurrido en nuestra isla. Unos jóvenes menores de edad entraron a la casa de uno de sus parientes, quizás con la intención de robarle, no se sabe a ciencia cierta cual fue su razón ni su motivación. Lo que sí se sabe es que lo ocurrido ese día en el sector Las Lomas del barrio Voladoras marcó para siempre a los residentes del pueblo de Moca.

Creo que esta es la primera vez que hablo en este podcast sobre un caso que envuelve menores de edad por lo tanto quiero hablarles brevemente de La Ley de Menores de Puerto Rico. Para eso utilicé como recurso la página web ayudalegalpr.org. La ley Núm. 88 del 9 de julio de 1986 conocida como la ley de menores fue creada para atender los casos de aquellos menores de 18 años que cometen faltas o delitos. 

Existe un Tribunal de Menores, aparte del Tribunal de Primera Instancia o el tribunal de adultos, que tiene como filosofía la rehabilitación y la protección de los menores como ciudadanos o ciudadanas en desarrollo. El Tribunal de Menores se encarga de fijarles responsabilidad por sus actos mientras que promueve su rehabilitación.

Existen jueces que atienden exclusivamente los casos de menores. También hay un Procurador de Menores que hace la función del fiscal y al igual que los adultos los menores tienen derecho a representación legal. A diferencia de los casos criminales de adultos el público no tiene acceso a los procedimientos del Tribunal de Menores. Cuando un menor es sentenciado a las penas de reclusión o de libertad a prueba cesan cuando se llega a los 21 años.

Los menores tienen los mismos derechos que los adultos, según nuestra Constitución, las Reglas de Procedimiento Criminal y la jurisprudencia legal. Los menores tienen el derecho a que el procedimiento sea confidencial y no tienen un registro de antecedentes penales. Sin embargo, no tienen el derecho a la fianza ni a ser juzgados por un jurado.

Existen algunas circunstancias en las que un menor puede ser juzgado como adulto.

1. Que haya cumplido 14 años al momento de los hechos y que haya sido acusado de delitos graves o violentos.

2. A Jóvenes que hayan cumplido 15 años y que hayan sido acusados de un asesinato en primer grado. A estos jóvenes acusados de asesinato se les puede acusar directamente ante el Tribunal Superior sin que tengan que pasar por el Tribunal de Menores. Para que esto pueda hacerse la ley dicta que se tiene que tomar en cuenta el historial social y emocional del joven.

Agustín Areizaga Cordero era un contratista de 45 años que residía en el sector Lomas del barrio Voladoras de Moca. En septiembre del 2011 él vivía solo ya que se encontraba separado de su esposa. El 4 de septiembre a Mariano, el hermano de Agustín le extrañó muchísimo que su hermano no se hubiese comunicado con él en todo el día, tampoco sus vecinos lo habían visto. A eso de las 8 de la noche Mariano junto a uno de los hijos de Agustín decidió visitar a su hermano y debido a que no respondía decidió entrar a su casa sin imaginarse la escena de horror con la que se iban a encontrar. Al entrar a la casa se observaba todo el suelo cubierto de sangre y con un sinnúmero de huellas de pisadas sobre la misma. El cuerpo de Agustín se encontraba en el suelo con múltiples heridas cortantes en los brazos y en el pecho sobre un inmenso charco de sangre. Sobre su pecho habían puesto varias fotos de familiares. Lo peor de la escena fue que Agustín había sido decapitado. Su cabeza tenía un golpe en la frente provocado por un objeto contundente y fue colocada sobre el mostrador que divide la cocina del comedor. También colocaron fotos familiares a su alrededor.

Al comienzo de la investigación la policía entendía que el robo pudo haber sido el motivo que culminó en este horrendo crimen, pero también se pensaba que había algún elemento de venganza o rencilla hacia la victima debido a lo salvaje que había sido el asesinato. 

Más tarde esa misma noche se detuvo en la comandancia de Aguadilla a un menor que vivía cerca de la casa de Agustín como sospechoso de haber cometido el crimen. 

El 10 de septiembre una gran cantidad de residentes del pueblo de Moca acompañaron a la familia de Agustín Areizaga Cordero durante su sepelio. Agustín fue enterrado en el cementerio Los Sauces en Moca. Como podrán imaginarse sus familiares y amigos se encontraban consternados, principalmente sus 11 hermanos, tres hijos y su esposa de quien se encontraba separado. La forma tan horrible en la que fue torturado y asesinado hacía que el proceso fuera aún más doloroso.

En medio de toda esta conmoción y los reportajes de la prensa sobre el terrible asesinato de Agustín Areizaga apareció un personaje que he mencionado en otros episodios de este podcast. Ese personaje es La Comay.  El programa "Super Xclusivo” que en ese entonces se transmitía por Wapa TV, presentó imágenes de la escena del crimen de Agustín Areizaga incluyendo una fotografía de su cabeza decapitada sobre la mesa de la cocina.

El periódico "El Vocero" publicó la foto luego en su página web sin hacer ninguna advertencia a los usuarios que entraban a la página. Tan pronto se entraba al sitio web ahí estaba la imagen macabra la cual fue retirada luego ante la presión pública.

Cabe señalar que la Comay, al igual que en otros casos criminales de la época, estuvo hablando casi a diario de este caso y entrevistó a varios familiares de Agustín incluyendo a su esposa.

Debido a la presión pública y a la indignación que esto generó el presidente de Wapa Televisión Joe Ramos dijo que hizo lo que tenía que hacer en referencia a Kobbo Santa Rosa, el titiritero de La Comay. Joe Ramos dijo que lo que hizo Kobbo no era lo correcto y dijo nuevamente que él hizo lo que se tenía que hacer, pero no quiso comentar sobre cuales fueron las medidas que se tomaron para evitar que un acto como este se repitiera. Obviamente como muchos deben saber esta no fue la última vez que La Comay “metió la pata” ya que eventualmente salió de la televisión en medio de otra controversia, sin embargo, actualmente se encuentra en Tele Once haciendo nuevamente su famoso programa y su estilo no ha cambiado mucho.

Los hermanos de Agustín, como se podrán imaginar, se encontraban indignados luego de pasar por la terrible experiencia de ver estas imágenes a través de la televisión. Uno de los familiares de Agustín dijo lo siguiente;

“Toda la familia está indignada, incluyendo los que están fuera de Puerto Rico que vieron esa foto en la televisión a través de Wapa América. Eso no estuvo bien. No esperábamos algo así porque eso me hizo revivir la escena. Fue muy traumatizante para mí, me puse muy nervioso’’, 

VIDEO COMAY DISCULPAS

Los investigadores del CIC de Aguadilla determinaron que los responsables de la muerte de Agustín no tan solo eran sus vecinos, sino que también eran sus parientes. El capitán Julio Pérez del CIC de Aguadilla le indicó a la prensa que se creía que los dos adolescentes, cometieron este terrible acto para lograr robarse $240 y algunas prendas de la víctima.

Según la policía los jóvenes quienes eran primos hermanos comparecieron con sus padres para ser entrevistados por los agentes investigadores y se les hicieron las advertencias sobre sus derechos. Luego de un tiempo admitieron haber cometido el crimen, pero no indicaron por qué decapitaron a Agustín.

Debido a la gravedad de sus actos y a que ambos jóvenes tenían 17 años al momento del crimen, se decidió que serían juzgados como adultos. El fiscal Miguel Deynes sometió los cargos de asesinato en primer grado y violación a la Ley de Armas contra Erick Cordero Barreto y Octavio Salas Cordero. 

En un principio los investigadores del CIC de Aguadilla y los fiscales Miguel Deynes y Joseph Esparra no descartaron que hubiese otras personas implicadas en el crimen.

El juez Rafael Ramos Sáenz del Centro Judicial de Aguadilla, encontró causa para arresto contra ambos jóvenes y les impuso una fianza de $5 millones a cada uno. Al no poder prestar la fianza ambos fueron encarcelados, uno en la cárcel Guerrero en Aguadilla y otro en el Complejo Correccional de Bayamón.

Los familiares de Agustín Areizaga estaban satisfechos de que la policía haya podido esclarecer el crimen tan rápido y estaban de acuerdo con que los dos menores fuesen juzgados como adultos a pesar de que eran parte de la familia.

El hermando de Agustín, Mariano, el que encontró su cuerpo y quien era su hermano más apegado, exigió que se les aplicara todo el peso de la ley a los jóvenes y dijo que incluso hasta la pena de muerte de ser necesario.

“Esos muchachos eran primos terceros de nosotros y eran vecinos del hermano mío que mataron”. Personas como ésas no deben ver la luz del día jamás, que se pudran en la cárcel, porque en casos como éste debe haber la pena de muerte, sin pensarlo, sin oportunidad, que le hagan peor que lo que ellos le hicieron a mi hermano”

Mariano dijo que de acuerdo con la información que le había llegado sobre lo ocurrido durante la noche del asesinato de su hermano, luego que los dos menores le cortaron uno de los brazos, él siguió sacando fuerzas y enfrentándose a ellos luchando por su vida. 

“Con todo y un brazo picado, peleó contra ellos, porque la información que tengo es que el que estuvo preso, que hace poco salió, rápido lo apuñaló, porque lo cogieron en el mismo cuarto, y mi hermano batalló contra ellos. Nosotros queremos que les caiga todo el peso de la ley porque, aunque sean parientes no los queremos jamás por todo este canto.”

El psiquiatra del Estado, el doctor Rafael Cabrera, determinó que ambos jóvenes tenían la capacidad para entender los cargos que se les imputaban y podían asistir a los abogados que los representan durante el proceso. 

La defensa de Erick Cordero argumentó que él había sido diagnosticado, entre otras condiciones, con mutismo selectivo, problemas de aprendizaje, abuso de THC, depresión mayor severa e inteligencia fronteriza, por lo que no tenía la capacidad suficiente como para entender a cabalidad lo que estaba sucediendo. También argumentó que al momento de tomarle la declaración él no estaba acompañado por su madre y que sus declaraciones fueron hechas solo frente a los agentes investigadores violando sus derechos y el debido proceso de ley. 

Por su parte el ministerio público argumentó que contrario a lo alegado por la defensa de Erick, a él se le hicieron las advertencias legales en presencia de su madre y ambos afirmaron que comprendían el proceso.

El juez Jaime Rodríguez González determinó causa para juicio contra ambos jóvenes.

El 21 de febrero del 2012 Erick Cordero renunció al juicio por jurado y se declaró culpable por el asesinato de Agustín Areizaga. El juez Jaime Rodríguez le impuso una sentencia de 99 años por el asesinato en primer grado y otros ocho años por los cargos de violaciones a la Ley de Armas.

Por su parte Octavio Salas Cordero decidió someterse al proceso de juicio en su fondo. El juicio se llevó a cabo en la sala del juez Hiram Cerezo del Centro Judicial de Aguadilla.

Al igual que su primo Erick, Octavio se exponía a una sentencia de por lo menos 99 años de prisión solo por el asesinato en primer grado.

El 27 de febrero del 2012 se tuvo que suspender el proceso en contra de Octavio ya que antes de entrar a la sala se comenzó a sentir mal y a vomitar por lo que tuvo que ser llevado al hospital.

Durante el juicio el patólogo forense Javier Serrano aseguró que durante el ataque Agustín pasó entre 10 y 15 minutos luchando con sus asesinos. 40 de las 127 heridas de arma blanca que recibió Agustín fueron heridas de defensa. El patólogo afirmó que prácticamente todos los órganos en el tronco de su cuerpo habían recibido heridas.

El ataque fue tan violento que según el patólogo cuando el cuerpo de Agustín llegó al Instituto de Ciencias Forenses no pudieron obtener sangre suficiente para realizarle un examen toxicológico.

Al salir del tribunal, luego de su testimonio, el patólogo forense Javier Serrano le ofreció a la prensa algunos detalles sobre la autopsia de Agustín Areizaga, esto fue lo que dijo;

AUDIO PATOLOGO

Luego de unas pocas horas de deliberación el jurado encontró a Octavio Salas Cordero culpable, de forma unánime, de haberle provocado la muerte a su primo Agustín Areizaga Cordero.

El 10 de abril del 2012 Octavio Salas Cordero fue sentenciado a un total de 111 años de prisión.

Luego de la sentencia, al salir del tribunal la viuda de Agustín Areizaga hizo algunas declaraciones a preguntas de un reportero de Primera Hora.

AUDIO VIUDA