Crimepod Puerto Rico

La Desaparición de Yesenia Ortiz Acosta

August 25, 2021 Armando Torres Season 2 Episode 66
Crimepod Puerto Rico
La Desaparición de Yesenia Ortiz Acosta
Show Notes Transcript

En este episodio hablamos de un crimen que ocurrió en el 1999 el cual fue uno de los casos que mayor cobertura mediática recibió en Puerto Rico durante la década de los 90' y principios de este siglo. La hija de un oficial de alto rango en la policía de Puerto Rico había desaparecido en el barrio Branderí del pueblo de Guayama y se sospechaba que su expareja, quien también era miembro de la policía, tenía que ver directamente con su desaparición.

¡Episodio traido ustedes gracias a Chill Solutions 787-678-2230!

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram 

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo: 'Dark Fog' de David Fesliyan

Fuentes de información y documentos disponibles en Patreon.

Support the show (https://www.patreon.com/crimepodpr)

Saludos espero que se encuentren bien, hoy les estaré hablando de un crimen que ocurrió en el 1999 el cual fue uno de los casos que mayor cobertura mediática recibió en Puerto Rico durante la década de los 90 y principios de la 1era década del siglo 21. La hija de un oficial de alto rango en la policía de Puerto Rico había desaparecido en el barrio Branderí del pueblo de Guayama y se sospechaba que su expareja, quien también era miembro de la policía, tenía que ver directamente con su desaparición. Este episodio contiene diálogos que han sido dramatizados.

Yesenia Ortiz Acosta y Eddie Samir Rodríguez se conocieron siendo adolescentes y comenzaron una relación. Eventualmente se casaron en el 1995 y más tarde tuvieron una niña, sin embargo, su relación no iba por buen camino por lo que ella decidió separarse de él en febrero del 1999. Yesenia Ortiz tenía 24 años y una hija de un año al momento de su desaparición. 

Se cree que el 15 de abril de 1999 Yesenia Ortiz se encontraba conduciendo por una carretera del pueblo de Guayama cuando fue secuestrada por dos hombres. La última vez que vieron a Yesenia con vida fue en el sector Branderí. Durante dos semanas no había rastros de su paradero hasta que su auto fue encontrado totalmente quemado en la entrada de una casa abandonada en Guayama. Luego de la investigación del incendio se determinó que el auto había sido incendiado intencionalmente con algún acelerante. Nadie sabía a dónde estaba Yesenia, su familia la buscaba desesperadamente y su esposo, Eddie Samir Rodriguez, también ayudaba en la búsqueda.

El día después de la desaparición de Yesenia, los principales medios de comunicación del país como El Vocero, El Nuevo Día y la mayoría de los canales de televisión en Puerto Rico comenzaron a hablar del caso y durante meses se trataba de ayudar de alguna forma en la búsqueda. Poco a poco los reportajes sobre la desaparición de Yesenia fueron desapareciendo de los medios, sin embargo, la policía de Puerto Rico y el FBI continuaban investigando. 

Como suele suceder en la mayoría de los casos de desapariciones o asesinatos de mujeres su exesposo, Eddie Samir, se convirtió rápidamente en sospechoso de su desaparición. Según la propia policía durante el mes siguiente, él hizo varias declaraciones incriminatorias que lo vinculaban con su desaparición y que apuntaban a que pudiese haber ocurrido un asesinato. La investigación también apuntaba a dos hombres quienes fueron señalados como posibles cómplices de Eddie Samir. Sus nombres eran Mario Hernandez y Jose Román.

Basado en la investigación de la policía, en la que se hicieron múltiples entrevistas a diversas personas vinculadas de alguna manera u otra con Yesenia Ortiz y con Eddie Samir Rodriguez se comenzó a formar una teoría de lo que se pensaba le había ocurrido a Yesenia luego de su desaparición. La policía creía que Yesenia aparentemente había sido secuestrada, violada, amarrada en una casa abandonada durante tres días, luego forzada a subirse a un barco en donde fue finalmente asesinada y arrojada a la mar amarrada de un saco lleno de piedras.

Eddie Samir Rodríguez fue detenido y según se indica le dijo a la policía que él era el asesino intelectual de Yesenia. Eddie Samir también les dijo que su cuerpo había sido lanzado en algún lugar del Mar Caribe lo que comenzó una extensa búsqueda para recuperar su cadáver.

Según la policía mientras entrevistaban a Eddie Samir dos personas llegaron hasta las oficinas de los investigadores, interrumpieron y se lo llevaron de inmediato. Según la policía esas dos personas eran su padre, quien también era un policía de alto rango, y su tía, la alcaldesa de Patillas en aquel entonces Pilar Rodriguez.

El superintendente de la policía Pedro Toledo obligó a Eddie Samir y a todos sus familiares que eran miembros de la policía a tomarse vacaciones forzosas mientras se realizaba la investigación. El superintendente también trasladó a los familiares de Eddie Samir a recintos separados. Cuando Eddie Samir regresó al trabajo después de sus vacaciones, Pedro Toledo lo envió de nuevo para su casa.

También destituyó al jefe de la Unidad marítima de la policía en Patillas y desmanteló la unidad ante sospechas de que los miembros de esa unidad pudieron haber tenido algo que ver con la desaparición de Yesenia o con el encubrimiento del crimen. 

Además, ordenó una investigación de asuntos internos para averiguar si los familiares de Eddie Samir estaban obstruyendo el caso.

Oficiales de asuntos internos, quienes eran conocidos como los "escorpiones," llegaron a la comandancia de Guayama y confiscaron los expedientes de los agentes de la policía relacionados con Eddie Samir, algunos de ellos miembros de su familia.

Los miembros de la policía que eran parte de la familia de Eddie Samir alegaban que la policía los estaba persiguiendo y dijeron que iban a demandar al gobierno.

La policía registró una finca de la alcaldesa y un lago cercano a su casa en busca de pistas, pero no encontraron nada. También buscaron cerca del arrecife Media Luna a dos millas de la costa de Patillas por varias semanas.

Lo único que encontraron fue una soga de unos 40 pies y un saco de piedras, que la policía dijo que a veces se usaban para arrojar cuerpos al agua y así evitar que flotaran.

El abogado de Eddie Samir, Pablo Colón dijo por su parte que los pescadores locales utilizaban los mismos artículos para anclar sus embarcaciones. También le dijo al gobierno que si tenían evidencia, que acusaran entonces a su cliente para que pudiera tener su día en corte pero que dejaran de filtrar información a la prensa para generar titulares y crear opinión pública

La policía en esos momentos decía que tenía un testigo que estaba proporcionando información clave y que estaba muy cerca de esclarecer el caso, pero el cuerpo de Yesenia todavía no aparecía.

El día que se encontró el auto quemado de Yesenia agentes del FBI encontraron un micro cassette que afortunadamente había sobrevivido al incendio. Esta cinta contenía unas conversaciones que Yesenia tuvo con sus amistades. Al parecer Eddie Samir había puesto una grabadora en el auto de Yesenia ya que sospechaba que ella tenía algún vínculo amoroso con un fiscal de Guayama.

Por este acto Eddie Samir enfrentó una acción disciplinaria por usar equipo de la policía ilegalmente. 

En la casa abandonada en donde encontraron el auto de Yesenia y la cinta de grabación, también se encontró ropa interior femenina. El FBI comenzó a investigar más detenidamente a Eddie Samir. Al examinar su auto encontraron cabello y rastros de sangre en el baúl.

Unos cinco años después de la desaparición de Yesenia Ortiz, su cuerpo no había sido encontrado. El ministerio público de Puerto Rico no había acusado a Eddie Samir ni lo había responsabilizado legalmente de su muerte, pero el 14 de febrero de 2004 un gran jurado federal lo acusó junto a dos personas más de 3 delitos. Conspirar para cometer un robo de autos, cometer un robo de autos que tuvo como resultado la muerte de Yesenia Ortiz Acosta y por uso de fuego durante la comisión de los delitos antes mencionados. La fiscalía federal desestimó todos los cargos contra los dos coacusados y desestimó el cargo de conspiración y el de uso de fuego en contra de Eddie Samir. Aun así, por el delito de cometer el robo de autos que resultó en la muerte de Yesenia Ortiz, Eddie Samir se exponía a una cadena perpetua y hasta a la pena de muerte.

Varios años después de la desaparición de Yesenia muchos astrólogos y clarividentes salieron en la televisión diciendo que "Yesenia" les había dicho donde ella estaba, pero como era de esperarse, ninguna de sus supuestas pistas fue de ayuda para la policía. En abril del 2005, el canal Televicentro de Puerto Rico, que actualmente es conocido como Wapa TV, realizó un programa especial dedicado al caso de Yesenia. En este programa, entre otras cosas, un clarividente que aseguraba que hablaba con los espíritus llevó a los anfitriones de este a un lugar donde "Yesenia" supuestamente le había revelado que estaba enterrada, pero no se encontró nada. Ese mismo año se estrenó una película para la televisión de Vicente Castro sobre este crimen titulada “Sucedió en Branderí.” La trama de la película decía; Inspirada en un caso de la vida real, la historia de Jossie, una joven madre puertorriqueña, que al ser víctima de las agresiones de su marido decide divorciarse para salir del círculo de violencia en el que vivía. Sin embargo, los celos obsesivos de su exmarido y su sed de venganza acabarán destruyéndola.

En el 2006 Eddie Samir le solicitó a la corte que su juicio fuese celebrado en otra jurisdicción debido a que la comunidad había sido saturada con publicidad excesiva e incendiaria del caso antes del juicio. Su alegato fue que se creó una atmósfera completamente corrompida por la cobertura de los medios con una opinión pública negativa hacia su persona y por lo tanto un jurado de puertorriqueños no podía ser objetivo en su caso. El tribunal denegó su petición.

La fiscalía federal consideró la pena capital en un momento dado para Eddie Samir Rodriguez, pero se decidió luego por buscar la condena de cadena perpetua. Durante el juicio se presentaron varios testimonios sobre el comportamiento y las acciones de Eddie Samir antes de la desaparición de Yesenia con el fin de probar que Eddie Samir era el responsable de su muerte. La fiscalía trató de describir un patrón de abuso y acecho por parte Eddie Samir en los meses antes de su desaparición

Un ex comandante del policía llamado Jovito Miró Alvarado declaró que Eddie Samir le dijo en uno de sus interrogatorios que él lo llevaría hasta el cadáver de Yesenia.

El fiscal Ernesto López dijo durante el juicio que había que recordar que mientras Eddie Samir era miembro de la policía, se pasaba acechando a su esposa todo el tiempo y que llamaba al padre de Yesenia tres veces al día para ver a dónde estaba ella y para darle quejas de su hija.

Una testigo indicó que el día de su desaparición Yesenia tenía acordado almorzar con unos compañeros de trabajo, pero nunca llegó.

Otra testigo contó que en una ocasión Eddie Samir le dijo que él iba resolver su problema matando a Yesenia. Además, le dijo que estaba pensando en matarla si ella se iba con otro.

También otra testigo testificó que había visto a Eddie Samir sentado en el auto de Yesenia, golpeándola poco antes de su desaparición. Según esta testigo alrededor de las 7:45 p.m. del 15 de abril de 1999, conducía con dos amigos desde el centro del pueblo de Guayama hacia un restaurante en el barrio Branderí. Llegando a Branderí la testigo se vio obligada a detener su auto porque dos vehículos bloquearon la carretera. En un lado de la carretera, bloqueando su paso, había un Hyundai verde, similar al auto de Eddie Samir y al otro lado un Toyota color champán, similar al auto de Yesenia. La testigo prendió y apagó las luces largas de su auto y el Hyundai verde salió a toda prisa del lugar. La testigo avanzó lentamente y al pasar por el lado del Toyota champán, observó que la puerta del lado del pasajero estaba abierta y que la luz interior estaba encendida. La testigo vio a Yesenia sentada en el asiento del conductor del Toyota y a Eddie Samir en el asiento del pasajero. La testigo reconoció a Yesenia porque su esposo trabajaba con Aníbal Ortiz, el papá de Yesenia y sabía que Eddie Samir era su esposo. Mientras pasaba lentamente por el lado del auto la testigo le dijo a uno de sus acompañantes que esos eran la hija y el yerno de Aníbal y en ese momento escuchó a la Yesenia gritarle a Eddie Samir que la dejara en paz y vio cuando él la golpeaba. Eddie Samir hizo contacto visual con la testigo y dejó de golpear a Yesenia. La testigo dijo que no se detuvo y siguió conduciendo hacia el restaurante porque el lugar estaba muy oscuro. Cuando estaban llegando al restaurante uno de los pasajeros del auto de la testigo llamó al 9-1-1 pero aparentemente la llamada le sonaba con tono ocupado y por alguna razón no insistió. 

La madre de Yesenia habló durante el juicio sobre un incidente en el que Eddie Samir estranguló a Yesenia en el pasillo de su casa mientras decía "soy machista, y tienes que respetarme".

En otra ocasión Eddie Samir le dijo a la madre de Yesenia; "Le voy a dar un poco de tiempo para que regrese conmigo. Y si ella no vuelve conmigo, sé lo que voy a hacer".

Un ex vecino del Eddie Samir testificó que meses antes de la separación vio cuando él golpeó a Yesenia tan fuerte que ella cayó hacia atrás golpeándose contra un auto que estaba estacionado. Algunos amigos de Yesenia que regularmente almorzaban con ella observaron que Eddie Samir la vigilaba constantemente y que se aparecía a donde ella estuviese almorzando. 

Fueron varios los testigos que relataron sus propias experiencias sobre el abuso, el acecho y las amenazas de Eddie Samir y sobre las veces en las que Yesenia les contaba lo que estaba sucediendo en su relación.

La defensa de Eddie Samir presentó varios testigos para validar su coartada. Entre estos testigos se encontraba su hermano quien aseguró que pasó la tarde del 15 de abril pescando con Eddie Samir. La exnovia de Eddie Samir testificó que ese día fue a comprar helados con él cuando regresó de pescar. El propio acusado, Eddie Samir Rodríguez, testificó renunciando a su derecho a permanecer en silencio. En su testimonio negó su participación en la muerte de Yesenia y negó haber hecho las supuestas declaraciones incriminatorias que mencionó la policía y algunos testigos. Eddie Samir también negó varios de los incidentes de abuso y acecho mencionados por los testigos de la fiscalía, aunque admitió que sí pudo haberle dicho en alguna ocasión a una amiga de Yesenia que si descubría que ella le había sido infiel era capaz de matarla, sin embargo, aseguró que nunca cumplió con la amenaza.

Los cassetes que fueron encontrados por el FBI fueron transcritos poco antes del juicio.

En las cintas se escucha a Yesenia hablar de cómo Eddie Samir había registrado su auto al menos dos veces mientras estaba estacionado y cómo el a menudo la seguía en su auto. También quedó grabada una conversación que tuvo Yesenia con su hermana Jessica mientras viajaba en su auto; 

 En septiembre del 2006 un jurado halló culpable a Eddie Samir Rodríguez Berríos. El jurado entregó su veredicto a la hora y media de haberse retirado a deliberar.  

Al oír el veredicto, Eddie Samir se desplomó en una silla y movió la cabeza de un lado al otro en señal de negación. Luego, se viró hacia donde estaba su hermano y le dijo: "tranquilo"

Thomas Lincoln y Lydia Lizarribar, los abogados de Eddie Samir le solicitaron al juez que le impusiera una pena de 25 años.

En su vista de sentencia Eddie Samir Rodríguez se pronunció reclamando su inocencia y denunciando que él había sido un chivo expiatorio. dirigiéndose al juez Pérez Jiménez dijo lo siguiente;

“Sé que no cambiará su posición, porque ha tenido su mente hecha desde el principio”

“El día en que ocurrieron los hechos yo no tenía conocimiento de dónde estaba Yesenia. Yo no sabía cuándo iba a regresar. Me encontraba pescando en Patillas. Yo no soy responsable por el carjacking y la desaparición de Yesenia. Jamás le hubiese hecho daño a nadie y menos a la madre de mi hija.” “Yesenia incluso me llenó las planillas ese año.” “Estoy cargando una culpa que no me corresponde. Hoy van a condenar a un hombre inocente, útil a la sociedad, trabajador, buen hijo, buen hermano… Puedo gritar a los cuatro vientos y a la comunidad que soy completamente inocente”

El juez federal Juan M. Pérez Giménez sentenció a Eddie Samir Rodríguez Berríos a cadena perpetua por el robo de autos, la desaparición y la muerte de su exesposa Yesenia Ortiz Acosta.

Durante el dictamen de su sentencia el juez dijo lo siguiente.

“Usted no mostró remordimiento, ni se compadeció por el sufrimiento de la familia. Se probó su comportamiento agresivo y abusivo hacia la víctima. Usted se proyectó como una víctima como lo ha hecho hoy en esta corte. La corte entiende que una sentencia de cadena perpetua es la sentencia razonable. Que esté en prisión por el resto de su vida”

La defensa de Eddie Samir sometió varias mociones de nuevo juicio e hicieron señalamientos de errores que supuestamente se cometieron durante el proceso. Todas sus peticiones fueron denegadas por el tribunal de apelaciones.

Eddie Samir Rodríguez Berríos se encuentra cumpliendo una sentencia de cadena perpetua en la institución correccional federal de Pekin en el estado de Illinois y aun reclama su inocencia. El cuerpo de Yesenia Ortiz Acosta nunca fue recuperado.

En el 2014 a los 15 años de la desaparición de Yesenia Ortiz Acosta su padre habló con la periodista Barbara Figueroa en una serie realizada por Primera Hora sobre crímenes sin cuerpo;