Crimepod Puerto Rico

¿Quién Mató a Georgina Ortiz?

August 04, 2021 Armando Torres Season 2 Episode 63
Crimepod Puerto Rico
¿Quién Mató a Georgina Ortiz?
Chapters
Crimepod Puerto Rico
¿Quién Mató a Georgina Ortiz?
Aug 04, 2021 Season 2 Episode 63
Armando Torres

En este episodio hablamos de un caso que acaparó los medios de comunicación del país hace unos 10 años. Un salvaje asesinato de una mujer que envuelve diversos elementos de la sociedad puertorriqueña en los cuales se pueden señalar por ejemplo el discrimen, la xenofobia, el favoritismo que a veces ocurre cuando se investiga un caso que envuelven personas de alto nivel social y, sobre todo, a mi entender, las fallas que se cometen durante la investigación de un crimen y las consecuencias que esto tiene para el sistema judicial y para la sociedad.

Para los que no sepan nada de este suceso. Cuando ocurrieron los hechos, el caso se dio a conocer en los medios masivos como ‘El caso de la mucama’. La mujer asesinada era la esposa de un juez retirado del Tribunal Supremo de Puerto Rico.

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo:  'Sustain Lights 7' by Daniel Birch,

Fuentes de información y documentos disponibles en Patreon.

Support the show (https://www.patreon.com/crimepodpr)

Show Notes Transcript

En este episodio hablamos de un caso que acaparó los medios de comunicación del país hace unos 10 años. Un salvaje asesinato de una mujer que envuelve diversos elementos de la sociedad puertorriqueña en los cuales se pueden señalar por ejemplo el discrimen, la xenofobia, el favoritismo que a veces ocurre cuando se investiga un caso que envuelven personas de alto nivel social y, sobre todo, a mi entender, las fallas que se cometen durante la investigación de un crimen y las consecuencias que esto tiene para el sistema judicial y para la sociedad.

Para los que no sepan nada de este suceso. Cuando ocurrieron los hechos, el caso se dio a conocer en los medios masivos como ‘El caso de la mucama’. La mujer asesinada era la esposa de un juez retirado del Tribunal Supremo de Puerto Rico.

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo:  'Sustain Lights 7' by Daniel Birch,

Fuentes de información y documentos disponibles en Patreon.

Support the show (https://www.patreon.com/crimepodpr)

Saludos espero que se encuentren bien, en el día de hoy estaremos hablando de un caso que acaparó los medios de comunicación del país hace unos 10 años. Un salvaje asesinato de una mujer que envuelve diversos elementos de la sociedad puertorriqueña en los cuales se pueden señalar por ejemplo el discrimen, la xenofobia, el favoritismo que a veces ocurre cuando se investiga un caso que envuelve personas de alto nivel social y, sobre todo, a mi entender, las fallas que se cometen durante la investigación de un crimen y las consecuencias que esto tiene para el sistema judicial y para la sociedad.

Ante tanta cobertura de un caso y en ocasiones el sensacionalismo de algunos medios se nos puede perder de vista lo que realmente es importante en este caso que es saber ¿Quién asesinó a Georgina Ortiz?     

Para los que no sepan nada de este suceso. Cuando ocurrieron los hechos, el caso se dio a conocer en los medios masivos como ‘El caso de la mucama’. La mujer asesinada era la esposa de un juez retirado del Tribunal Supremo de Puerto Rico. 

El juez Carlos Irizarry Yunqué nació el 24 de junio de 1922 en Sabana Grande, Puerto Rico. Fue criado y adoptado por sus tíos paternos debido a que su madre y su padre murieron de tuberculosis. El juez Irizarry estudió pre legal en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras con una beca que le otorgó una logia masónica, con la ayuda de su madre de crianza quien trabajaba como costurera y con el dinero que ganaba como asistente de un profesor.

En el 1943 se graduó y comenzó ese mismo año su servicio en el ejército de los Estados Unidos hasta el 1946. Luego obtuvo el rango de subteniente en Fort Benning, Georgia y más tarde su título de abogado en el 1949. 

El juez Irizarry Yunqué trabajó como fiscal auxiliar en Ponce por tres años y luego estuvo al frente de un bufete privado en Ponce por 10 años mientras que daba clases en la Universidad Católica hasta ser nombrado juez asociado del Tribunal Supremo en el 1973 en el cual trabajٌó hasta el 1985.

Luego de su retiro como juez fue profesor distinguido en la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

Una de las citas que pude conseguir del juez Irizarry lee como sigue;

«La justicia no siempre es real ni absoluta. Como seres humanos, somos diferentes los unos de los otros. Cada ser humano es su propio mundo, y lo que es justo para él puede no serlo para otro. Desde el punto de vista de las decisiones judiciales, tampoco puede decirse con absoluta certeza, en muchos casos, si se ha hecho justicia. Se trata de seres humanos y al fin, un tribunal puede ser justo conforme a Derecho y su justicia no ser lo que agrada a las partes».

Georgina Ortiz Ortiz a quien le decían Gini o Ginín nació el 22 de febrero de 1938 en Coamo Puerto Rico y era la sexta de 12 hermanos. Georgina conoció por primera vez al juez Irizarry Yunqué cuando trabajaba como secretaria de un abogado en Ponce. Muchos años más tarde se volvieron a encontrar. El juez Irizarry había enviudado y ella se encontraba separada de su primer esposo con quien procreó a sus dos hijos.

Georgina era una mujer bromista, alegre y trabajadora, le encantaba la música y el baile, aunque dicen que tenía un temperamento fuerte.

El Juez Irizarry Yunqué y Georgina Ortiz se casaron el 23 de noviembre de 1996. 

En una entrevista con el periódico Primera Hora la sobrina de Georgina dijo que todavía conservaba las notas y cartas de amor que el juez y su esposa solían enviarse. 

El juez Irizarry también tenía una tradición que consistía en regalarle una pulsera a Georgina en cada aniversario de boda. Cada pulsera prenda tenía una inscripción con la fecha de la boda y las iniciales de ambos.

El martes 17 de agosto del 2010 el cadáver de Georgina Ortiz fue encontrado por el juez Irizarry Yunqué boca abajo, en el suelo del pasillo de su apartamento del condominio Laguna Terrace del Condado en San Juan. Su cuerpo presentaba una herida abierta en el cuello y tenía un cuchillo en una de sus manos. Georgina tenía 72 años.

Desde el principio de la investigación la policía descartó que se tratara de un caso de violencia doméstica, no se encontró evidencia de entrada forzada en el apartamento.

Ese día se sabe que 3 personas estuvieron en el apartamento. El juez Irizarry Yunqué, la empleada doméstica de la familia y un entrenador físico. 

El día de la muerte de Georgina Ortiz el agente Acosta llegó hasta el condominio Laguna Terrace después de las 6:00 p.m.

El agente dijo que al llegar al apartamento vio que el juez Irizarry Yunqué estaba llorando y muy afligido. El agente notó que el juez tenía unas abrasiones en la piel, en el área del cuello, en la mano, en la frente y en la nuca, pero no sabía si eran heridas o alguna condición de la piel. Dijo también que tenía puesta una camisa blanca y un pantalón de vestir color gris o marrón.

El agente le pidió al juez que se quitara la camisa para ver si había otras marcas en su cuerpo y solo notó que tenía algunas llaguitas nada más.

El agente no le tomó fotos al juez, tampoco ocupó su ropa ni sus zapatos.

Con este escenario la policía comenzó la investigación de la muerte de Georgina Ortiz. A pesar de que el juez Irizarry Yunqué encontró a su esposa muerta la policía nunca lo señaló como sospechoso y más adelante el ministerio público nunca lo incluyó en la lista de testigos.

La policía y el ministerio público enfocaron su investigación en una de las personas que estuvo ese día en la casa, la empleada doméstica de la residencia, Aida de Los Santos Pineda, una mujer dominicana de unos 55 años que se encontraba ilegalmente en la isla y que usaba el nombre de Carmen Pichardo mientras trabajaba en el hogar.

El 17 de agosto el teniente Acosta de la policía de Puerto Rico se dirigió junto a otro agente a la casa de Aida De Los Santos. Al llegar le pidieron que los acompañara y se la llevaron en un vehículo oficial. Al poco tiempo de salir de su casa viraron para recoger la ropa que había usado durante ese día y se le tomaron fotos.

Aunque no era considerada una sospechosa Acosta le leyó las advertencias porque posiblemente era la última persona que había visto a Georgina con vida y porque supuestamente al salir del condominio el guardia de seguridad observó que salió molesta y la escuchó decir “A esa perra yo la voy a matar.”

Aida De Los Santos firmó las advertencias y comenzó a hablar con los agentes quienes comenzaron a interrogarla con relación a la muerte de Georgina. Aida de Los Santos habló largo y tendido con los investigadores de la policía por lo que trataré de enumerar las cosas más importantes que ella dijo durante sus conversaciones, especialmente con el agente Acosta. Tengo que aclarar que muchas de las cosas que supuestamente le indicó Aida de Los Santos a la Policía sobre su jefa, Georgina, laceraban su reputación, pero me parece importante que se digan para poder poner todo en perspectiva. Cabe señalar que no sé cuáles fueron específicamente las preguntas que le hizo el agente Acosta a Aida de Los Santos para llevarla a dar estas respuestas.

Aida De Los Santos les dijo a los agentes que el 17 de agosto del 2010 llegó a trabajar como a las 7:30 a.m. Ese día cocinó un asopao y poco antes de la 1:00 p.m. el juez Irizarry Yunqué salió a su clase en la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana.

Como las 2:00 p.m. escuchó el timbre de la puerta, pero Georgina le pidió que no abriera por lo que se mantuvo en la cocina. Según indicó Aida, ese día Georgina esperaba a una persona que supuestamente iba a arreglarle su teléfono.

Al poco tiempo bajó a buscar una compra que el juez le iba a dejar en el lobby del condominio. Antes de bajar le dijo a Georgina "doñita voy a bajar". Al no escuchar respuesta alguna de Georgina se acercó a una puerta y la escuchó aparentemente discutiendo con una persona no identificada.

Supuestamente en la discusión Georgina le decía a esa persona que ya la había chantajeado lo suficiente, que hasta había tenido que empeñar unas prendas y que si seguía molestándola iba a llamar a la Policía.

Aida dijo que salió del apartamento y que usó un zafacón para dejar la puerta abierta. Luego bajó al lobby y esperó unos 20 minutos, pero el juez nunca llegó con la compra entonces regresó al apartamento y encontró la puerta cerrada y su cartera colgada de la perilla de la puerta. Al no encontrar la llave para entrar al apartamento bajó molesta, habló con el guardia de seguridad y se fue.

Al terminar de tomarle la declaración, Acosta le informó a Aida de los Santos que Georgina estaba muerta. El agente acosta dijo que Aida se quedó tranquila al escuchar la noticia y encogió los hombros en un gesto que se pudiese interpretar como de indiferencia.

Pero eso no fue lo único que Aida le dijo a la policía.

En sus conversaciones con la policía y con los fiscales Aida indicó queGeorgina había tenido una discusión con el juez Irizarry Yunqué por haberle enviado $5,000 a uno de sus hijos y por pedirle luego más dinero a este quien supuestamente se negó rotundamente.

Le dijo también que en una ocasión Georgina le preguntó si ella conocía a dos buenos dominicanos para que secuestraran a su esposo. Según ella Georgina estaba molesta con él porque vendió otro apartamento que tenía y ella no estaba de acuerdo. 

En otra ocasión Georgina supuestamente le confesó a Aida que había realizado dos envíos, uno de $200 y otro de $300 a un hombre peruano llamado Javier dando a entender que existía algún tipo de relación más allá de la amistad con este hombre. 

En ese momento, la fiscal Elba Acevedo Pérez le mostró al agente una fotografía de la puerta de la cocina donde mostraba una cerradura con llave, que no cuenta con el agarre para colgar una cartera.

La agente Roque de la división de homicidios declaró que interrogó a Aida de los Santos ya que había ciertas incongruencias con sus declaraciones anteriores. La agente Roque testificó que Aida le confesó que había omitido algunos detalles porque sentía temor ya que el 20 de agosto, encontró un sobre con una nota debajo de la puerta de su apartamento que decía "quémala y cierra el pico". En esta nota, supuestamente estaba escrito el nombre de su hija y su dirección en la República Dominicana lo que ella interpretó como una amenaza.

Según la agente Roque Aida también cambió su versión sobre el final de su relato original. En esta versión Aida dijo que cuando regresó de esperar la compra que le debía dar el juez Irizarry Yunqué tocó la puerta principal del apartamento de Georgina y como no le abrían dijo "abran o llamo a la Policía". Entonces la puerta se abrió y apareció Georgina Ortiz con una toalla azul con sangre sobre su cuello.

Al ver a Georgina sangrando Aida le dijo: '¿doña que le pasó?'. Georgina se echó para atrás y le dijo no me toques que Carlos me tendió una trampa."

Luego, un hombre que Aida había visto entrar al cuarto de Georgina salió del área del baño y la agarró a ella por la parte de atrás.

El hombre según esta declaración le dijo a Aida "Esto se salió de control. Tú no tienes nada que ver. Vete y no digas nada"

Aida le dijo a la agente que ella se marchó porque pensaba que todo era un "show" de Georgina para quedarse sola con el hombre.

En estos momentos de la investigación Aida de los Santos no era considerada aun como sospechosa de la muerte de Georgina Ortiz. Más bien estaba siendo tratada como testigo por lo que ingresó al Albergue de Víctimas y Testigos en octubre de ese mismo año.

En el Albergue de Víctimas y Testigos ocurrió un incidente confuso. Los encargados del albergue reportaron que Aida había intentado quitarse la vida ahorcándose con unas sabanas, sin embargo, Aida aseguró que lo que ocurrió aquel día fue un intento de asesinato. Aida dijo que un hombre al que no pudo identificar la trató de estrangular por la espalda. Luego del incidente Aida fue ingresada al Hospital de Siquiatría en Río Piedras.

En enero del 2011 se marchó hacia la República Dominicana.

La agente Roque nunca entrevistó formalmente al juez Irizarry Yunqué, tampoco entrevistó a su hija, ni a sus dos nietas, a pesar de tener información de que la hija había contratado a un detective privado para seguir a Georgina unos pocos meses antes de su asesinato.

La aseguró que nunca logró tener evidencia que vinculara al juez Irizarry Yunqué con el crimen. Una de las supuestas razones para esto fue que el juez era un anciano de casi 90 años y tanto su familia como su abogado indicaron que padecía de demencia. Luego de la muerte de Georgina el juez Irizarry Yunqué desapareció por completo del ojo público. 

La investigación de la muerte de Georgina Ortiz continuaba avanzando muy lentamente. Casi dos años después, la agente Roque ordenó que se ocupara la guagua del juez Irizarry Yunqué en busca de sangre, material biológico o alguna evidencia que pudiera ayudar a esclarecer el caso.

En septiembre del 2012 se radicaron cargos en ausencia en contra de Aida de los Santos de asesinato en primer grado y ley de armas. Según la acusación Aida en común y mutuo acuerdo con otra persona sin identificar provocaron la muerte de Georgina Ortiz. A Aida se le puso una fianza de 1.2 millones de dólares.

Unas 2 semanas más tarde Aida de los Santos regresó a Puerto Rico para enfrentar la justicia y según ella para probar su inocencia y limpiar su nombre.

Un testimonio interesante que surgió durante la vista preliminar del caso en contra de Aida de los Santos fue el de la pareja de su nieto Marangely Merced. 

El día de los hechos, horas después de recogerla en su trabajo, Aida le comentó que estaba preocupada porque Georgina le había confesado que se quería suicidar porque un hombre la estaba chantajeando con unas supuestas fotos y vídeos comprometedores que tenía de ella.

La nieta de Aida quien también testificó dijo que su abuela tenía un mahón color oscuro cuando salió de su casa por la mañana y cuando fue a buscarla por la tarde junto a Marangely tenía otro pantalón más claro y se fijó que le quedaba feo.

Según el testimonio de Marangely dos días después de la muerte de Georgina, Aida le dio unas pulseras y otras prendas para que las vendiera en caso de que algo pasara. Además, le pidió que no le contara esto a nadie.

En la parte interior de las pulseras había una inscripción con las iniciales “G & C” y una fecha, 23/11/96. Marangely recibió $1,000 a cambio de las pulseras en una casa de empeño.

La noche del 18 de agosto del 2010, Aida le dijo que vio una foto del cadáver de Georgina que le había mostrado la Policía. Además, le dijo que su muerte había sido bien fea y que hasta vomitó al ver las fotos.

Aida le contó a Marangely detalles sobre la herida mortal que tenía Georgina en su cuello. Le dijo que fue de frente, hacia abajo y hacia el lado, alcanzando la yugular. También le contó que Georgina tenía un cuchillo en la mano, que tenía piel debajo de las uñas, que la persona que la mató debía tener rasguños, que ella no tenía ningún rasguño y que al parecer Georgina se defendió de su atacante.

El juicio en contra de Aida De Los Santos estaría a cargo de la jueza Eloína Torres Cancel, del Tribunal de San Juan. El ministerio público sería representado por las fiscales Acevedo Pérez y Rivera Buonono. Por último, la defensa de Aida de los Santos estaba compuesta por los abogados Aarón Fernández Flores, Lucille Borges Capó, Jesús Peluyera Santiago y Juan Nevárez García.

En diciembre del 2012, en una vista de estado del caso salió a relucir que el juez Irizarry Yunqué había contratado a un detective privado poco antes del asesinato de su esposa y que le había hecho pagos en cheque a dos empleados del condominio los cuales estaban en la lista de testigos de la fiscalía. Durante la vista no se explicó los motivos ni la fecha en la que el juez contrató al detective ni por qué razón les había hecho un pago a los empleados del condominio.

En febrero del 2013 Aida de los Santos habló con Primera Hora. En esta entrevista aseguró que no mató a Georgina y que el día de los hechos un hombre enmascarado y con guantes la amenazó con un cuchillo para que se fuera del apartamento. Esta versión contrastaba con las versiones que había ofrecido antes a los agentes de la policía.

En junio del 2013 comenzó el juicio en contra de Aida de los Santos Pineda.

Los testimonios, la evidencia presentada, el veredicto y otros detalles adicionales de este caso los podrás escuchar la próxima semana en la segunda parte de ¿Quién Mató a Georgina?