Crimepod Puerto Rico

Félix Javier Pérez

April 28, 2021 Armando Torres Season 1 Episode 49
Crimepod Puerto Rico
Félix Javier Pérez
Show Notes Transcript

En este episodio hablamos de Félix Javier Pérez Rivera quien era un destacado baloncestista puertorriqueño que formó parte de la Selección de baloncesto de Puerto Rico en los años 90.  En el 2005 mientras trataba de evitar un robo fue atacado por unos asaltantes quienes le quitaron la vida.

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram 

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo: 'Dreams Never Die' & Sustained Light 7 by Daniel Birch

Fuentes de información:

https://es.wikipedia.org/wiki/Goodwill_Games

https://es.wikipedia.org/wiki/F%C3%A9lix_Javier_P%C3%A9rez

http://foros.acb.com/viewtopic.php?t=115231

https://web.archive.org/web/20120312213534/http://www.elsuralavista.com/periodico/?p=22180

https://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/notas/acusado-dice-que-es-el-gobernador/

https://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/notas/le-tumban-sentencia-suspendida/

https://www.primerahora.com/noticias/puerto-rico/notas/culpable-primer-acusado-enjuiciado-enjuiciado/

https://dts.poderjudicial.pr/ta/2020/KLRA202000050-10022020.pdf

Support the show (https://www.patreon.com/crimepodpr)

Saludos espero que se encuentren bien, según las estadísticas de la Policía de Puerto Rico, más de 500 vehículos han sido reportados como robados en lo que va de año. El año pasado la Policía reportó un total de 1,977 casos de vehículos hurtados, de los cuales solo se esclareció el 15% de los casos.  Uno de los temores que quizás muchos de nosotros compartimos es que nos roben el carro cuando lo estacionamos en un centro comercial o cuando estamos trabajando. También podemos tener miedo de que mientras nos encontramos durmiendo en nuestros hogares, alguien trate de robarnos. El episodio de hoy se trata de un intento de robo de autos el cual un buen ciudadano trató de evitar costándole así la vida. Ese buen ciudadano era a su vez un destacado deportista puertorriqueño.

Félix Javier Pérez Rivera nació en Guayama, Puerto Rico el 31 de mayo de 1971, estaba casado y tenía 4 hijos. Él era un destacado baloncestista puertorriqueño que incluso fue parte de la Selección de baloncesto de Puerto Rico en los años 90. Félix Javier era centro, medía 6 pies y 10 pulgadas y jugó durante 15 temporadas en la liga de Baloncesto Superior Nacional de Puerto Rico. Félix Javier jugó para los Mets de Guaynabo, los Atléticos de San Germán, los Piratas de Quebradillas, los Leones de Ponce y los Capitanes de Arecibo. En el 1995, uno de sus mejores años, Félix Javier lideró la liga promediando 10.3 rebotes por juego. 

Siendo parte de la Selección Nacional, participó de los Juegos de la Buena Voluntad del 1994. Ese año Puerto Rico ganó la medalla de oro venciendo a Italia. Los Juegos de la Buena Voluntad o ‘Goodwill Games’ era un evento deportivo en el que participaban atletas de varios países. Estos juegos fueron creados en el 1985 por el billonario empresario Ted Turner buscando de alguna manera bajar la tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética luego del boicot a los juegos olímpicos de Moscú en el 80. Si recuerdan el episodio sobre la desaparición de Ángelo Cruz, el equipo de baloncesto de Puerto Rico del 79’ estaba en buen camino para lograr una medalla en las olimpiadas de 1980, sin embargo, el gobernador de Puerto Rico en ese entonces, Carlos Romero Barceló, ante la presión del gobierno de los Estados Unidos decidió unirse al boicot evitando así que la delegación de Puerto Rico participara en los juegos.

El 21 de septiembre del 2005 a eso las 5:45 de la mañana, Félix Javier Pérez se encontraba en su residencia en la ciudad de Guaynabo cuando se percató de que algo extraño estaba pasando en la marquesina de su vecino. Tres individuos desconocidos estaban al parecer tratando de robar uno de sus carros. Félix Javier agarró su Smith & Wesson Tactical y salió corriendo descalzo y sin camisa para tratar de detener a los asaltantes sin darse cuenta de que su arma no estaba cargada. Este detalle se supo alrededor de un mes más tarde, cuando su esposa encontró el cargador de la pistola debajo del matress. Félix Javier recibió un disparo en el pecho y otro en la espalda muriendo lamentablemente en el acto. Los asaltantes salieron corriendo del lugar y se fueron en una guagua Dodge Durango que tenían estacionada cerca de la urbanización.

Durante la investigación del caso se supo que los asaltantes se enteraron, a través de una empleada doméstica que ellos conocían, que en la residencia del vecino de Félix Javier, quien era o es dueño de una gasolinera, había muchos objetos de valor y vehículos de lujo, entre estos un Porsche, un BMW y un Lexus.

Con relación a estos hechos Aneudis Reyes Lamis, Christian Molina Figueroa y Moisés Mercado Flores fueron arrestados y acusados de por el asesinato de Félix Javier.

A finales del 2006 y principios del 2007 comenzó el proceso legal en contra de los acusados de haber matado a Félix Javier. Durante una de las vistas del caso, Moisés Mercado Flores, uno de los acusados quien tenía 16 años al momento del crimen en el 2005, gritó en medio de la sala del juez superior de Bayamón Juan José Delgado; 

“Yo soy Aníbal Acevedo Vilá y no me inyecto marihuana”. 

De inmediato el juez le ordenó a la Administración de Corrección que le informara si Moisés Mercado estaba bajo los efectos de alguna sustancia o medicamento. 

El juez suspendió la vista preliminar y ordenó que ese día no se le suministrara ningún otro medicamento, si se confirmaba que había ingerido medicamentos para la ansiedad. 

La fiscal del caso, Vilmarie Rodríguez Pardo, le indicó al juez que el siquiatra del Estado, Rafael Cabrera, había declarado que Moisés era procesable, que entendía todo lo que se le preguntaba y que simplemente estaba fingiendo tener una enfermedad mental.

Por su parte el abogado de la Sociedad para la Asistencia Legal, Jesús Hernández, dijo que Moisés se veía muy desmejorado y no podía cooperar con su defensa. El abogado indicó además que su cliente tomaba un medicamente llamado “Rispeldan” ya que sufría de ansiedad y déficit de atención. Según el abogado, su cliente no podía contestar sus preguntas y tenía las pupilas dilatadas lo cual podía deberse a alguna sustancia ingerida por su cliente o a algún medicamento que le habían dado en Siquiatría Correccional

El abogado pidió que su cliente fuera evaluado nuevamente por el siquiatra del Estado, pero el juez denegó su petición.

Un mes antes de la vista Moisés Mercado había sido ingresado en Siquiatría Correccional por haber tratado cortarse una mano estando en una celda del Tribunal de Bayamón.

Uno de los acusados, Christian Molina Figueroa, se convirtió en testigo estrella del caso declarándose culpable y testificando en contra de los coacusados a cambio de un acuerdo que le permitiría una sentencia suspendida.

Antes de retirarse a deliberar el jurado pidió volver a escuchar el testimonio grabado de Christian Molina.

Según el testimonio de Christian Molina, Moisés Mercado fue el que disparó y mató a Félix Javier luego de que él saliera de su casa a evitar que robaran el auto de su vecino.

La fiscal Vilmarie Rodríguez Pardo le preguntó a Christian Molina si después de que salieron corriendo de la escena, antes de huir en una guagua Durango azul que él conducía, le preguntó a Moisés Mercado si le había dado, refiriéndose a que si le había pegado los tiros a Félix Javier. Christian indicó que Moisés le dijo;

 “Sí, le zumbé porque era la única forma de salir de allí, era presos o lo matábamos”.

Según el testimonio de Christian Molina, el día de los hechos, él único que tenía una pistola calibre .40 era el Moisés Mercado. El testigo estrella dijo también que Aneudis Reyes alias “More” tenía una pistola de embuste y que él no llevaba ninguna arma.

En mayo del 2007, luego de varias horas de deliberación un jurado compuesto por siete mujeres y cinco hombres encontró culpable a Moisés Mercado de asesinato en segundo grado, conspiración y tentativa de robo agravado.

Moisés Mercado estaba acusado originalmente de asesinato en primer grado, pero el jurado no compró el testimonio de Christian Molina y le rebajó el cargo de primer a segundo grado. Sin embargo, lo encontró no culpable de las cinco violaciones a la Ley de Armas que pesaban en su contra, de un cargo de apropiación ilegal agravado por el arma que le robaron a Félix Javier luego de matarlo y de otro cargo de tentativa de asesinato contra la esposa de Félix Javier quien fue testigo de los hechos.

Moisés Mercado Flores fue sentenciado a cumplir 24 años naturales de prisión.

En junio del 2007 Aneudis Reyes Lamis, alias More, se declaró culpable, antes del juicio, de ser uno de los coautores del asesinato de Félix Javier Pérez.

Anuedis Reyes se declaró culpable de un cargo de asesinato en segundo grado, una tentativa de asesinato, un cargo de conspiración, uno de tentativa de robo domiciliario y tres violaciones a la Ley de Armas.

El juez Jesús Peluyera Santiago, del tribunal de San Juan lo sentenció a cumplir 20 años de prisión sumados a otros 10 años que debía cumplir por un delito federal debido a un robo de un banco ocurrido en el 2004 también en San Juan.

En agosto de ese mismo año Christian Molina se declaró culpable de un cargo de asesinato atenuado, dos cargos de violación a la Ley de Armas y de apropiación ilegal como parte de su acuerdo de cooperación con el Ministerio Público.

A pesar de que la defensa buscaba lograr una probatoria para su cliente debido a su acuerdo de colaboración con la fiscalía, no se logró que Christian se librara de la prisión ya que no fue recomendado para recibir la sentencia suspendida. 

El testimonio de Christian fue pieza clave para que el Ministerio Público lograra las convicciones de los otros dos acusados.

El abogado de Christian Molina, Ismael Cuevas, dijo en aquel entonces que impugnaría el informe pre sentencia, ya que no era favorable para su cliente. A pesar de que no pude obtener información sobre cuál fue la sentencia final en contra de Christian Molina si supe que al menos hasta el año pasado él se encontraba en prisión gracias a que tuve acceso a un documento en donde se defendía de haber sido acusado por varias violaciones al reglamento disciplinario de la población correccional y presentó varias mociones ante el Tribunal Apelativo las cuales le fueron denegadas.

En el 2010 la entonces alcaldesa de Guayama, Glorimari Jaime, anunció que la cancha de baloncesto del barrio Cimarrona en Guayama llevaría el nombre de Félix Javier Pérez en su honor. Félix Javier Pérez nació y creció en ese barrio. 

A veces me cuestiono qué haría yo en una situación como la que enfrentó Félix Javier Pérez. Saldría de mi casa para proteger la propiedad o la vida de un vecino, ¿Qué haría yo si veo que alguien le hace daño a un amigo o a un familiar? ¿Qué debo hacer si ocurre un crimen o un abuso en mi presencia? ¿Vale la pena hacer lo correcto a pesar de las consecuencias?