Crimepod Puerto Rico

La Noche Aquella en Shannan's

April 14, 2021 Armando Torres / Rubén Ahmed Season 1 Episode 47
Crimepod Puerto Rico
La Noche Aquella en Shannan's
Show Notes Transcript

En el 2011, uno de los años más violentos de nuestra historia moderna, ocurrió un doble asesinato que marcó a muchas personas y que todavía está impregnado en nuestra memoria colectiva. Wilfredo Sevilla Alsina y Walter Andrés Quiles Rodríguez, dos jóvenes voleibolistas fueron vilmente asesinados mientras llegaban a un conocido pub en la ciudad de Guaynabo, Puerto Rico.

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram 

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo: 'Dreams Never Die' by Daniel Birch

Voice Over: Rubén Ahmed

Fuentes de información:

https://www.primerahora.com/noticias/policia-tribunales/notas/asesinan-a-dos-voleibolistas-del-rum-en-guaynabo/

https://www.elnuevodia.com/noticias/seguridad/videos/arrestan-a-sospechoso-del-asesinato-de-dos-voleibolistas-en-shannans-pub-133312/

https://www.primerahora.com/noticias/policia-tribunales/notas/culpable-ebed-cadmiel-por-asesinato-de-voleibolistas-en-guaynabo/

https://www.primerahora.com/noticias/policia-tribunales/videos/cadena-perpetua-al-acusado-de-matar-a-los-voleibolistas-144688/

https://www.elnuevodia.com/noticias/seguridad/videos/causa-para-arresto-contra-presunto-asesino-de-voleibolistas-134609/

https://www.primerahora.com/noticias/policia-tribunales/videos/entierro-de-los-voleibolistas-asesinados-125236/

https://www.wapa.tv/noticias/locales/radicaran-cargos-contra-presunto-responsable-del-asesinato-de-voleibolistas_20120412174752.html

https://dts.poderjudicial.pr/ta/2015/KLAN201300448-23022015.pdf

https://www.pressreader.com/puerto-rico/el-nuevo-dia1/20120606/281663957070350

http://dualstack.indice-cache-2017675984.us-east-1.elb.amazonaws.com/noticias/2013/03/05/news/1931/sentencian-al-convicto-por-la-muerte-de-dos-voleibolistas/

https://www.primerahora.com/noticias/policia-tribunales/notas/buscan-sujeto-por-violar-ley-de-armas/

https://www.youtube.com/watch?v=PS6fQ72hj0g&ab_channel=ElVocerodePR

Support the show (https://www.patreon.com/crimepodpr)

Saludos espero que se encuentren bien, quizás muchos de ustedes deben recordar algún jangueo o alguna experiencia que tuvieron en Shannan’s Pub cuando ubicaba en el pueblo de Guaynabo. Parte de nuestra cultura es salir, compartir con nuestras amistades, escuchar música y pasarla bien. Lamentablemente a través de los años muchos de estos jangueos han sido empañados por la violencia. En el 2011, uno de los años más violentos de nuestra historia moderna, ocurrió un doble asesinato que marcó a muchas personas y que todavía está impregnado en nuestra memoria colectiva.

Wilfredo Sevilla Alsina era un joven de 23 años de edad que había recibido una beca deportiva y se había graduado recientemente de contabilidad en el Recinto Universitario de Mayagüez. Wilfredo tenía una prometedora carrera como jugador profesional de voleibol en Puerto Rico y estaba a punto de debutar con los Gigantes de Adjuntas. Por su parte Walter Andrés Quiles Rodríguez quien era como un hermando para Wifredo también tenía 23 años y le faltaban solo 20 créditos para graduarse de ingeniería civil en el Recinto de Mayagüez. Walter Andrés al igual que Wilfredo era voleibolista y jugaba con los Indios de Mayagüez de la liga profesional de Puerto Rico. Antes de esto ambos habían sido parte del equipo de voleibol de la universidad de Mayagüez.

El 5 de septiembre del 2011 a eso de la 1:30 de la madrugada Wilfredo y Walter Andrés llegaron hasta Shannan’s Pub en Guaynabo, mientras esperaban en la marginal para entrar al negocio unos sujetos que iban en el auto de atrás se bajaron, se acercaron por el lado del conductor y acto seguido comenzaron a dispararles. 

Walter Andrés recibió varios disparos en el lado izquierdo de su cuello, en el hombro, en los brazos, en el pecho y en la espalda. Wilfredo quien se encontraba en el lado del pasajero fue herido en el área de la nuca, en la axila izquierda y en la espalda. Ambos jóvenes murieron en el acto.

Un agente del CIC de Bayamón que estaba trabajando esa noche como guardia de seguridad en el establecimiento escuchó las detonaciones y al acercarse al lugar vio un Nissan Máxima con los cristales ahumados saliendo a toda prisa del lugar. Lo único que el guardia alcanzó a ver fueron los últimos números de la tablilla del auto que terminaba en 2-1-1. El agente se acercó de inmediato al auto en donde se encontraban los jóvenes y al ver que no mostraban señales de vida de inmediato llamó a la división de homicidios de Bayamón para informar lo sucedido y aseguró le perímetro de la escena.

En el lugar se recuperaron algunos 30 casquillos de bala calibre .40 y .45.

Esa noche dos agentes de la policía municipal de Guaynabo se encontraban dando una ronda preventiva por el área de San Patricio. Cerca de la 1:30 de la mañana recibieron un llamado por radio alertándolos sobre un doble asesinato ocurrido frente a la entrada de Shannan’s Pub. También se les dijo que estuvieran pendientes a un Nissan Máxima color claro que posiblemente estaba involucrado en el crimen. De inmediato los agentes se dirigieron hacia el negocio. De camino al negocio los agentes vieron un Lexus color vino que salía del residencial Villa España con las luces apagadas y en contra del tránsito en dirección a la Urbanización Las Lomas de Guaynabo. Los agentes persiguieron el auto, pero lo perdieron de vista y siguieron conduciendo hasta la Urbanización Las Lomas, entonces recibieron instrucciones de que se dirigieran nuevamente a Shannan’s Pub. Saliendo de la Urbanización Las Lomas volvieron a ver el Lexus con las luces apagadas y esta vez iba en reversa por una de las calles de la urbanización. Los agentes detuvieron el vehículo y solicitaron refuerzos por radio. Los agentes intervinieron con el conductor del Lexus por conducir con las luces apagadas y en contra del tránsito. Mientras esto pasaba uno de los agentes observaba con detenimiento a los pasajeros que estaban en el auto. Uno de los pasajeros, según indicó uno de los agentes más adelante en corte, era delgado, tenía el pelo corto, media unos 5’ 9” pulgadas de estatura y era de tez trigueña. Los agentes registraron el vehículo y le dieron una multa al conductor por conducir en contra del tránsito y con las luces apagadas. Al llegar los refuerzos les preguntaron a los agentes por cuál calle de la Urbanización Las Lomas habían visto salir al Lexus. Cuando llegaron a la calle, los agentes vieron que en una casa de dos niveles había un Nissan Máxima color gris que estaba estacionado en reversa. El Nissan era de cuatro puertas y tenía los cristales ahumados. Debido a la forma en la que el auto estaba estacionado los agentes sospecharon que alguien lo trataba de esconder. Uno de los agentes tocó el bonete del auto y se percató de que estaba caliente. También se percató que tenía un olor fuerte a frenos y salía humo del motor lo que daba a entender que alguien lo acababa de usar.  La tablilla de ese Nissan era HSQ-211.

En la residencia se ocuparon varios rifles AK-47 y AR-15, dos pistolas calibre .40 y .45, Múltiples cargadores y balas de distintos calibres y hasta un tambor doble de AR-15 con capacidad para 100 balas.

También se encontró una cantidad sustancial de crack y de cocaína.

Con relación a estos hechos la policía arrestó a Ebed Cadmiel Villaronga, de 25 años, quien tenía vigente una orden de arresto por otros delitos.

Ebed Cadmiel fue arrestado en la residencia de unos familiares que tenía en el barrio Galicia de Juana Díaz. Al momento de su arresto llevaba consigo una Glock 23 con dos cargadores, 41 balas calibre .40 y sobre 100 bolsitas de marihuana.  

La policía de la región de Ponce alertó a la División de Homicidios de Bayamón, ya que sabían que él era persona de interés en el caso del asesinato de Wilfredo y de Walter Andrés. Ebed se encontraba bajo una probatoria de 3 años por delitos relacionados a la ley de armas y tenía una orden de arresto por haber violado los términos de la probatoria.

Luego de su arresto Ebed Cadmiel fue acusado por los asesinatos de Wilfredo y de Walter Andrés. El 10 de agosto del 2012 se celebró la vista preliminar y el juez Rafael Jiménez encontró causa para juicio en su contra por 2 cargos de asesinato en primer grado, varios cargos por portación ilegal de armas y otros cargos adicionales por apuntar y disparar un arma. El juez le impuso una fianza global que de unos $5 millones de dólares. En ese momento Ebed Cadmiel se encontraba encarcelado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo por otros delitos no relacionados con este caso.

El 20 de agosto del 2012 se realizó la vista de lectura de acusación y Ebed Cadmiel se acogió a su derecho de tener un juicio por jurado.

Durante la celebración del juicio, el Ministerio Público presentó un video de las cámaras de seguridad de Shannan’s Pub. Además, presentó la grabación de una llamada al 9-1-1 realizada por uno de los testigos.

Llamada 9-1-1

Además de la grabación de la llamada al 9-11 la fiscalía también presentó como evidencia fotos de la escena del crimen y la portada de un periódico donde apareció la foto de Ebed Cadmiel. Uno de los testigos más importantes de este caso y quien hizo la llamada al 9-11 indicó además en su testimonio lo siguiente. 

Testimonio

El testigo declaro durante el juicio que el hombre que se bajó por la puerta del pasajero era de tez clara, media unos cinco pies y diez pulgadas de estatura y era flaco. Dijo que además que tenía puesta una camisa de rayas y un mahón oscuro. El otro hombre que se bajó por la puerta de atrás tenía el pelo corto, media unos cinco pies y ocho pulgadas de estatura, de tez trigueña y era más corpulento. El sujeto llevaba puesto un “sweater” y un mahón. 

El testigo dijo también que caminó hacia el Honda para ayudar a quienes se encontraban adentro, pero no pudo hacer nada porque las puertas del auto estaban cerradas con seguro. Luego de llamar al 9-1-1 y darle la descripción del vehículo a los policías, se marchó para su casa porque tenía miedo a que le fuera a pasar algo.

El testigo fue entrevistado por unos agentes de la policía varios días después del incidente. Los agentes lo buscaron a su trabajo y lo entrevistaron en la comandancia de Bayamón. Le mostraron varias fotos de posibles sospechosos, pero no logró identificar a nadie. Luego de la entrevista, el testigo intentó continuar con su vida normal. Sin embargo, un día el testigo estaba en la casa de su madre y vio la fotografía de Ebed Cadmiel Villaronga en la portada de un periódico. El testigo lo reconoció de inmediato como uno de los asesinos de Wilfredo y de Walter Andrés

 En febrero del 2013 luego de los testimonios y de la evidencia presentada en corte por los fiscales Marie Christine Amy y Jan Mangual un jurado compuesto por nueve mujeres y tres hombres se fueron a deliberar. En menos de 4 horas llegaron a un veredicto. La sala 602 del Tribunal de Bayamón estaba en total silencio. Unos 30 alguaciles custodiaban la misma. El juez Nelson Canabal Pérez le dio instrucciones a la secretaria de la sala para que leyera los veredictos. El jurado declaró culpable a Ebed Cadmiel Villaronga con una mayoría de 9 a 3 por dos cargos de asesinato en primer grado y seis violaciones a la Ley de Armas. 

Luego de escuchar el veredicto Ebed Cadmiel se mantuvo serio y no reaccionó de ninguna forma. 

El 5 de marzo del 2013 Ebed Cadmiel fue sentenciado a 242 años y 8 meses de cárcel.

Los abogados de Ebed Cadmiel, Alfredo Umpierre e Irving Prado indicaron que no estaban conformes con el veredicto, aunque respetaban la decisión del jurado, e iban a apelar la misma.

Ante el Tribunal de Apelaciones los abogados hicieron varios señalamientos de errores que a su entender se cometieron durante el juicio y que afectaron a su cliente. 

1. El 1er error señalado por la defensa alegaba que la forma en la que se logró la identificación de su cliente como responsable del delito fue sugestiva y violatoria de los derechos constitucionales de su cliente.

2. El 2do error que señaló la defensa fue que los testimonios de los principales testigos del caso eran inverosímiles, acomodaticios y contradictorios respecto a la forma en que ocurrieron los hechos y de nuevo recalcan que la identificación de su cliente fue contraria a derecho.

 3. El 3er error que señala la defensa fue que el jurado erró al no concederle el beneficio de la duda razonable a su cliente ya que a su entender no se logró probar el caso más allá de todad duda razonable y el hecho de que 3 de los 12 miembros del jurado lo hayan declarado no culpable confirmaba su argumento.

4. El 4to y ultimo error señalado por la defensa de Ebed Cadmien fue que el Tribunal de Primera Instancia le negó un juicio justo e imparcial y conforme al debido proceso de ley a su cliente.

Luego de escuchar los testimonios de la defensa, del ministerio público y de evaluar toda la evidencia el Tribunal Apelativo decidido a favor del ministerio público y confirmo la sentencia en contra de Ebed Cadmiel.

En el 2019 Ebed Cadmiel solicitó una revisión de su sentencia para que todas las penas fueran cumplidas de manera concurrente y en una sola pena de 99 años, pero su petición fue denegada por el Tribunal de Primera Instancia.

Finalmente 30 de junio del 2020 acudió ante el Tribunal de Apelaciones para solicitar la revisión de su sentencia, pero el apelativo confirmó la decisión del Tribunal de Primera Instancia.

A pesar de que varios testigos y las cámaras del lugar en donde fueron asesinados Wilfredo Sevilla Alsina y Walter Andrés Quiles Rodríguez señalaban que eran 2 los individuos que se bajaron del auto para cometer este terrible acto, Ebed Cadmiel Villaronga ha sido el único acusado y convicto en este caso. Se desconoce las razones, si alguna, que tuvieron los individuos para asesinar a Wilfredo y a Walter Andrés. Algunos creen que los sicarios confundieron el auto y acabaron así con la vida y el potencial de 2 jóvenes de nuestra isla.