Crimepod Puerto Rico

Águila Blanca

November 04, 2020 Armando Torres/Esteban Gómez Season 1 Episode 24
Crimepod Puerto Rico
Águila Blanca
Chapters
Crimepod Puerto Rico
Águila Blanca
Nov 04, 2020 Season 1 Episode 24
Armando Torres/Esteban Gómez

A finales del siglo 19 un joven puertorriqueño se reveló contra el gobierno colonial español y contra los hacendados y los ricos de la época. De inmediato fue etiquetado como un bandido, un forajido y un criminal. Sin embargo muchas personas lo veían como un patriota, un revolucionario, un Robin Hood jíbaro. Conoce la historia de José Maldonado Román, el legendario Águila Blanca.

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram 

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo:
Grief and Emptiness Steve Oxen
La Última Ilusión Elías López Sobá| Mauricio Álvarez
Águila Blanca Roy Brown


Voz de Águila Blanca, Research ( Esteban Gómez / Plan de Contingencia )

Support the show (https://www.patreon.com/crimepodpr)

Show Notes Transcript

A finales del siglo 19 un joven puertorriqueño se reveló contra el gobierno colonial español y contra los hacendados y los ricos de la época. De inmediato fue etiquetado como un bandido, un forajido y un criminal. Sin embargo muchas personas lo veían como un patriota, un revolucionario, un Robin Hood jíbaro. Conoce la historia de José Maldonado Román, el legendario Águila Blanca.

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram 

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo:
Grief and Emptiness Steve Oxen
La Última Ilusión Elías López Sobá| Mauricio Álvarez
Águila Blanca Roy Brown


Voz de Águila Blanca, Research ( Esteban Gómez / Plan de Contingencia )

Support the show (https://www.patreon.com/crimepodpr)

Saludos espero que se encuentren bien, el episodio de hoy tal vez les parezca más una clase de historia que un caso criminal. La razón principal por la que me fascinó tanto esta historia es que nunca me la enseñaron durante los 12 años que estudié en el sistema público de educación de Puerto Rico. La primera vez que escuché el nombre de Águila Blanca fue en una conversación que tuve con los muchachos del podcast Plan De Contingencia y recientemente alguien me dejó saber a través de Twitter que Residente iba a hacer una película sobre este personaje. Muchas veces conocemos historias o hemos visto películas de bandidos o forajidos del siglo 19 como Jesse James, Billy The Kid o Butch Cassidy. Mientras estas historias se desarrollaban en los Estados Unidos en Puerto Rico crecía la leyenda de Águila Blanca. La pregunta que nos hacemos hoy es, ¿Águila Blanca bandido o un patriota revolucionario?

José Maldonado Román conocido por sus amigos como Pepe nació en el pueblo de Juana Díaz en el año 1874 cuando Puerto Rico era colonia de España, 146 años después seguimos siendo una colonia, pero de los Estados Unidos de América. El siglo 19 en Puerto Rico era una época muy dura especialmente para los puertorriqueños que no eran ricos, propietarios de tierras o hacendados de la corona española. La familia de José era pobre y él desde muy niño aprendió a sobrevivir a pesar de las circunstancias. Desde muy temprana edad José comenzó a darse cuenta de la desigualdad social que existía ya que mientras algunos trabajaban de sol a sol para apenas poder alimentarse, otros se enriquecían con el producto que los jornaleros producían.

José comenzó a chocar con las autoridades coloniales desde que era apenas un adolescente y fue acusado de cometer algunos delitos, mayormente robos, algunas agresiones y fue encarcelado cuando apenas tenía 11 años de edad. Según los periódicos de la época José cometía sus robos y asaltos entre los pueblos de Juana Diaz y Ponce. Las acciones de José eran vistas por las autoridades como actos criminales sin embargo la gente lo veía hasta cierto punto como un Robin Hood jíbaro ya que el pueblo también estaba cansado de la tiranía y resentía el maltrato recibido de parte gobierno colonial. Se comenta que un día José tuvo un altercado con un joven español y se alega que lo mató. José fue arrestado, pero el tribunal decidió que él era demasiado joven para sufrir la pena capital y se ordenó que fuera encarcelado hasta que cumpliese la mayoría de edad y para así poder ser ejecutado. Antes de que eso ocurriera José escapó y así se convirtió en el forajido llamado Águila Blanca. 

El 24 de marzo de 1897 Águila Blanca se unió a Fidel Vélez quien era un revolucionario puertorriqueño y a sus hombres en el sector Susúa Alta, a las afueras del pueblo de Yauco. Águila Blanca junto a Fidel Vélez y sus hombres desplegaron la bandera puertorriqueña por primera vez en la isla y marcharon hacía Yauco en un acto de insurrección contra el dominio español conocido como la "Intentona de Yauco". Su plan era atacar los cuarteles de la Guardia Civil española y tomar el control de las armas y municiones que allí se almacenaban. 

El plan Águila Blanca y Fidel Vélez no tuvo éxito debido a que fueron emboscados por las fuerzas españolas que anticiparon el ataque y los estaban esperando. A la llegada de Águila Blanca y su grupo se produjo un tiroteo que duró muy poco y sus hombres tuvieron que retirarse. 

Este evento quedó plasmado en una histórica foto que fue publicada luego en el 1905, en el editor de las Islas Nuestras y Su Gente bajo el título de "Águila blanca y su banda de forajidos".

Águila Blanca logró escapar de la guardia civil escondiéndose dentro de un cañaveral. Mientras estaba escondido de las autoridades se dice que le disparó a un hombre llamado Emilio, porque este lo iba a traicionar y amenazó con decirle a las autoridades su paradero. Águila Blanca era protegido por los pobres en los campos quienes en muchas ocasiones le deban albergue y comida.

Un tiempo después se reunió con un revolucionario de nombre Abelardo Moscoso y se exilió en la ciudad de Nueva York. En Nueva York se reunió con el Comité Revolucionario Cubano y se unió al Ejército de Liberación De Cuba. Águila Blanca luchó en Cuba contra los españoles y fue herido en batalla.

De ahí regresó a Puerto Rico y junto a sus hombres continuó hostigando a la Guardia Civil Española. También hostigaba a los ricos y propietarios de plantaciones en la isla. Ya para este punto el nombre de Águila Blanca era conocido por la mayoría de los puertorriqueños y temido especialmente por las autoridades españolas.

El 16 de agosto de 1898, a menos de un mes de La Invasión, Guy Vernon un General de División del ejército de los Estados Unidos envió un mensaje desde Utuado al general Miles en Ponce, diciéndole que el Águila Blanca y sus hombres estaban operando en el área de Jayuya y que necesitaba refuerzos para poder perseguirlos. El general John Rutter Brooke recibió un telégrafo, en el Cuartel General del Ejército de los Estados Unidos en San Juan, afirmando que "White Eagle" y sus hombres prendieron fuego a una plantación en la ciudad de Juana Díaz y que se dirigían hacia San Juan. El gobierno colonial de los Estados Unidos consideraba que Águila Blanca era un antiestadounidense y un bandido. Águila Blanca fue entonces capturado por el ejército colonial. 

El 26 de diciembre de 1898, Águila Blanca le escribió una carta al dominicano Eugenio Deschamps, quien era editor del diario ‘El Correo de Puerto Rico’ solicitando que se le otorgara el indulto y en la que explicaba el por qué actuó en contra las autoridades estadounidenses. Águila Blanca fue juzgado, pero con la ayuda y el testimonio de Deschamps fue exonerado de todos los cargos que pesaban en su contra. Se cuenta que una multitud se reunió en la Plaza Las Delicias en Ponce y recibieron la noticia con gran júbilo.

Unos meses más tarde en marzo de 1899, Águila Blanca estuvo envuelto en una pelea en el pueblo de Ponce y fue arrestado nuevamente. Sus hombres intentaron en vano liberarlo y se desató un enfrentamiento armado entre los hombres de Águila Blanca y las autoridades coloniales. Como resultado de esto Águila Blanca perdió un ojo por las heridas recibidas y desde ese entonces usaba un ojo de vidrio.

El 17 de mayo de 1899 fue acusado por robo y por amenazar de muerte a unos doctores de los baños de Coamo y fue herido por un policía que trataba de capturarlo e ingresado al hospital. 

Ese mismo año Águila Blanca pidió permiso a la Corte de Justicia para trasladarse a la Capital y hablar con el general Davis, una vez obtenido el permiso, cuando lo trasladaban hacia San Juan, se logró escapar. Usando el seudónimo de José Dueño abordó un barco de vapor de nombre María Herrera, y partió hacia la República Dominicana. 

 Carta de Águila Blanca a su amigo en el 1899. (Esteban Gómez) 

El 17 de octubre 1899 El periódico La Democracia reportó que Águila Blanca había sido arrestado en un hospedaje en Santo Domingo. Según el periódico dominicano el Listín Diario, la razón del arresto de Águila Blanca se debió a una pelea que formó en una casa de apuestas.

El 19 de octubre de 1899 El periódico La Democracia publicó la siguiente nota y cito;

“Este conocido personaje del hampa ponceña se encuentra en la República dominicana celebrando interviews con la prensa, que no tiene escrúpulos de publicarlos como si realmente se tratase de un personaje. Verdad es que el Águila se las echa de víctima política, cuando no es más que un bandido vulgar; y de jefe revolucionario, cuando no fue otra cosa que jefe de partidas incendiarias, “Sin duda el Águila leyó el artículo de El Terruño en que éste declaraba políticos a todos los que formaron parte de esas partidas…”

Estando en la República Dominicana Águila Blanca fue entrevistado por un reportero del Listín Diario. Esta entrevista fue luego reproducida por el periódico La Democracia en Puerto Rico.

 Entrevista con Listín Diario con Esteban (Plan de Contingencia)

 Ciertamente Águila Blanca ya era una La Leyenda Según un reportaje del periódico The Appeal del estado de Minnesota publicado el 22 de abril de 1899 Águila Blanca era la figura más pintoresca entre los bandidos de Puerto Rico. Recibió su nombre, según este reportaje, porque era muy difícil de capturar. Un ex guardia civil de la época comentó lo siguiente.

"Muchas veces estuvimos a unos 30 o 40 pies de él, sin embargo, a lo largo de su larga carrera como bandido nunca lo pudimos capturar, pero sé que fue herido muchas veces. Una vez lo sorprendimos en la carretera que conduce a Juana Díaz. Estábamos cerca y de inmediato abrimos fuego contra él. A esa distancia yo nunca fallo un disparo ni a una paloma. No tengo dudas de que le di. Los hombres que andaban conmigo también estaban seguros de que no podía haber fallado. Sin embargo, Águila Blanca no cayó en nuestras manos. Se precipitó lejos con las alas de águila y voló nunca supimos a dónde. Nos acercamos para ver si había sangre y vimos algunos puntos húmedos en donde se encontraba parado Águila Blanca cuando le disparamos. Llegamos a la conclusión que era imposible capturarlo vivo o muerto.”

En el año 1900 Águila Blanca fue arrestado nuevamente. El 7 de septiembre de ese año fue acuchillado en el Presidio por José Marcelino Galí. Galí se encerró con Águila Blanca en el salón de estudios para supuestamente hablar con él y entonces lo acuchilló. Águila Blanca se defendió con un palo que agarró y logró abrir la puerta del salón. Un guardia que pasaba por allí intervino y puso fin al ataque. Águila Blanca fue herido, en el brazo derecho, en el costado del mismo lado, en la espalda y en el muslo izquierdo, todas las heridas fueron de carácter grave, pero pudo sobrevivir el ataque.

El 30 de julio de 1907El periódico La Democracia reportó que Águila Blanca se encontraba prófugo de la justicia y se pensaba que andaba entre los pueblos de Comerío, Aguas Buenas, Caguas y Gurabo. Un sargento llamado Marcelino Sierra, encargado de la región de Rio Piedras y el inspector Piñero, quien era conocedor de los mencionados pueblos, le seguían la pista de cerca sin descanso para lograr dar con su paradero.

Unos días más tarde, el 3 de agosto el Boletín Mercantil de Puerto Rico reportó que Águila Blanca había sido capturado en la carretera entre Cayey y Aibonito. El sargento Marcelino Sierra, interceptó una carta que Águila Blanca le había enviado a su esposa dejándole saber que salía de Aibonito hacia Juncos. Águila Blanca iba en un auto y llevaba consigo un revólver cargado con cinco balas y dos más que guardaba en el bolsillo. Águila Blanca fue arrestado y entregado en el presidio por el propio sargento Sierra.

Águila Blanca fue condenado en el 1909 a 10 años de prisión, sin embargo, se cree que con la ayuda de la prensa y de algunos aliados pudo ser exonerado nuevamente y puesto en libertad antes de extinguir la sentencia.

La historia de Águila Blanca no terminó como la de muchos otros forajidos en la historia de Puerto Rico que terminan asesinados en un cañaveral o en un monte o sentenciados y ejecutados por el estado.

Pepe Maldonado se convirtió en un ciudadano común, un hombre de familia. Don Pepe era visitado en ocasiones en su hogar de Toa Baja por el mismo Don Pedro Albizu Campos y por algunos periodistas amigos suyos. Don Pepe, el notorio Águila Blanca murió a sus 58 años de edad el 17 de enero de 1932 en el Hospital Presbiteriano de San Juan debido a un cáncer de garganta.

Quiero hablarles ahora de algunas formas en las que el nombre de Águila Blanca se ha mantenido vigente a pesar del paso del tiempo. 

El 12 de septiembre de 1983, día del natalicio de Don Pedro Albizu Campos, el grupo revolucionario armado conocido como Los Macheteros, planificó un robo a gran escala de nombre “El robo de Águila Blanca.” Este robo tuvo lugar en West Hartford, Connecticut, y el grupo obtuvo el equivalente a más de $7 millones de dólares en la actualidad de un depósito de la Wells Fargo. En ese momento ese robo, fue el mayor atraco en efectivo en la historia de los Estados Unidos. 

Águila Blanca se manifestó también en la Cultura Popular de Puerto Rico

El escritor Ángel Pacheco Alvarado le dedicó varios versos como este;

“Era José Maldonado

o Pepe, "El Águila Blanca"

hombre de palabra franca

y de espíritu elevado

Muchas veces fue acusado

Por la insensata opinión

De bandolero y ladrón

Porque con limpia hidalguía

Los abusos combatía,

De la hispánica opresión.”